China reemplazaría a la Unión Europea como segundo inversor en América Latina, según la Cepal


Según el sondeo del Barómetro de las Américas, realizado por la Universidad de Vanderbilt, esta relación con el gigante asiático es vista con buenos ojos por los latinos. Así, el 68,2% de los ciudadanos de la región consideran que dicha presencia en la economía es positiva, mientras que un porcentaje menor (62,2%) opina lo mismo de Estados Unidos. Incluso uno de cada cinco consultados cree que China ya es el país más influyente, por delante de Japón, India y EEUU.

Liu Kang, profesor del Departamento de Estudios Asiáticos y director del Centro de Investigación sobre China de la Universidad de Duke, explicó a El País que el éxito de China en la región se debe a su falta de intromisión política. Lo que él llama “diplomacia pragmática” ha permitido que la inversión en América Latina y el Caribe no esté basado en la ideología. Esta política le ha resultado más eficaz que la empleada en Medio Oriente o África. Por ejemplo, dijo Kang, sus relaciones comerciales con algunos países de la región no dependen del reconocimiento de Taiwán.

Según datos del Ministerio de Comercio Chino, la región es el segundo mayor destino inversor del país, tras Asia. En 2000, Pekín invirtió 10.000 millones de dólares en la región, en 2009 eran 100.000 millones y dos años después, en 2011, superaba los 245.000 millones.

Estas cifras en continuo incremento sirvieron como “colchón” ante el impacto de la recesión económica del 2008 en América Latina, de acuerdo al Centro Woodrow Wilson.