China: incentivando la creación de empleo cualificado


El equipo de Invesco en Hong Kong destaca, en una nueva edición del comentario de mercado trimestral sobre China “El Código del Dragón” , el papel del desarrollo demográfico en China como motor de la transición económica. Por un lado, el desarrollo urbanístico ha contribuido a incrementar la oferta de mano de obra en las zonas urbanas, pues, según la tasa de urbanización obtenida a partir de los datos del censo en noviembre 2010, durante los últimos 10 años cerca de 21 millones de personas han abandonado anualmente el campo para ir a vivir a la ciudad. Por otro lado, se ha producido un incremento de la oferta de mano de obra más cualificada: el número de licenciados universitarios aumentó notablemente entre 2000 y 2010 hasta representar, en noviembre de 2010, el 8,9% de la población total, frente al 3,6% de diez años antes.

Según Invesco, el Gobierno chino es consciente de la necesidad de incentivar la creación de empleo más cualificado para absorber estos licenciados, y, por ello, ha desarrollado un plan para facilitar una transición económica que pueda absorber más puestos de trabajo cualificados incentivando previamente el consumo y los servicios. 

El informe incluye una entrevista a Mike Shiao, director de Inversión de Invesco Asia Pacífico, en la que responde a preguntas claves sobre el mercado chino. Entre ellas, a la evolución de la inflación después de que el IPC superara el 6% y se situara en máximos de los últimos tres años. “Hemos presenciado una desaceleración de la inflación de productos no alimenticios respecto al mes anterior, lo que implica que la restricción monetaria, que empezó hace 18 meses, y la moderación de los precios de las materias primas han empezado a reducir de forma visible la inflación de productos no alimenticios. En otras palabras, siempre y cuando los precios de los productos alimenticios empiecen a estabilizarse y el efecto base se vuelva favorable a partir de finales del tercer trimestre, esperamos ver alcanzar el techo del ciclo inflacionista”, destaca el experto.

Sobre la deuda de 10,7 billones de RMB de los gobiernos locales, comenta que el total de la deuda representa el 27% del PIB, lo que no se considera excesivo. “Sin embargo, el mercado está más preocupado por la exposición a los bancos, ya que éstos han financiado 8,5 billones de RMB de la deuda”, asegura. El experto considera “un alivio” que los datos publicados se ajusten a la información previamente comunicada por el Banco Central, en la medida en que el mercado ha podido descontarlo ya. “Creemos que, en estos momentos, todos los bancos cuentan con las provisiones adecuadas. El problema referente a los vehículos de financiación de los gobiernos locales (LGFV) ha sido comunicado correctamente y, salvo que se de alguna sorpresa negativa de gran magnitud, el mercado ya lo ha descontado completamente”.

Shiao atribuye las últimas caídas bursátiles, a los recientes comunicados negativos sobre problemas relacionados con la gobernabilidad corporativa y los aspectos contables que afectan a empresas chinas que cotizan en EEUU. “China ha sido percibida como la “fábrica del mundo” con el empleo masivo como factor clave para el crecimiento económico y con un fuerte desarrollo urbanístico que también ha contribuido a la productividad. El modelo basado en la inversión ha progresado durante la mayor parte de la década, pero el Gobierno chino es consciente de la necesidad de que la composición del crecimiento económico se redirija más a las actividades domésticas. Reequilibrar el crecimiento ha sido el tema principal reiterado durante el duodécimo Plan Quinquenal”, apostillan desde Invesco.

 

Empresas