China demuestra que quedarse en casa funciona: caen los casos de Covid 19 y se distensionan los mercados


Este  fin de semana se ha declarado en España el estado de alerta que implica un confinamiento para todos los españoles de 14 días con un objetivo claro: aplanar la curva de contagiados por el coronavirus. Sucede en un momento en el que en los casos en España se han duplicado en las últimas horas poniendo en peligro la atención médica que reciben aquellos infectados por el virus que requieren de hospitalización. Esa es la causa del confinamiento: que haya los menos infectados posibles para poder atender a los que realmente necesitan atención médica.

El aumento de los casos de coronavirus ya no en España sino en el resto del mundo han generado tanta incertidumbre en los mercados financieros que en los últimos días se han visto caídas en los principales índices bursátiles que han marcado niveles record (es el caso del 14% de retroceso que experimentó el Ibex 35 el pasado jueves). Además, diferencia de lo que sucedía en otras crisis, en ésta no parece que vaya a bastar con los bancos centrales para hacerle frente sino que se requerirá de medidas de carácter político para, además de aplanar la curva de contagios, conseguir reducir al máximo posible el impacto económico.

Los próximos días no serán fáciles, ni para los ciudadanos ni para los inversores, pero quizá para levantar un poco el ánimo puede servir conocer qué evolución ha tenido el coronavirus en el país donde se conoció a finales de diciembre el primer caso, China, tanto a nivel sanitario como, también, en lo que a los mercados financieros se refiere ya que lo que llegan son buenas noticias desde ambos frentes.

Bryan Collins, responsable de renta fija asiática Fidelity, recuerda algunas de esas buenas noticias en un post titulado China vuelve al trabajo. Por ejemplo, la mejora en el dato de consumo de carbón, que ha ascendió  más de 500.000 toneladas al día, 100.000 más que en el mes de febrero; la recuperación del transporte y la logística tras la vuelta al trabajo de los ciudadanos o la leve recuperación de las ventas de vivienda. Leves pasos hacia adelante que contrastan con los malos datos de producción industrial o ventas minoristas que se conocieron a principios de semana pero que indican que sí, que a este virus, también se le puede vencer poco a poco con una sola arma, la de quedarse en casa.

“Hoy en día, China parece estar en mejor posición que muchos países occidentales para dejar atrás el golpe económico asestado por la pandemia internacional, de acuerdo con el último indicador de sentimiento trimestral de Fidelity. Este sondeo revela que el 85% de nuestros analistas en China espera que el problema del virus remita antes del segundo semestre, frente a una media de tan solo el 48% entre todos los analistas del mundo. También se considera que los beneficios de las empresas chinas se encuentran entre los menos afectados por el brote”, afirma Collins.

Una mejora de sentimiento que también defienden en Allianz GI: “En China, así como cada vez más en Corea del Sur, se empieza a ver la luz al final del túnel gracias a las contundentes medidas adoptadas. Las cadenas de producción se reactivan y la vida pública, por ejemplo, en restaurantes, se va reanudando. Otro elemento positivo es que todos los signos de euforia y despreocupación en los mercados han desaparecido. Como gestores activos, ahora buscamos empresas que puedan superar bien la crisis y evitamos invertir en aquellas con un alto endeudamiento”.

Y no es para menos si se tiene en cuenta que mientras que los casos van a más en muchos países de Occidente, en China los nuevos casos se han reducido al mínimo ( el 12 de marzo cayeron a ocho diarios) y de ahí la visita del primer ministro chino al epicentro de del virus, Wuhan la semana pasada. Y aunque en los siguientes días el número de casos ha vuelto a aumentar, la mayoría son importados de otros países. 

Además, aunque ahora haya mucho inversor nervioso por las fuertes pérdidas que ha sufrido su cartera en las últimas semanas a cuenta del coronavirus, chin también ha demostrado que los avances en la lucha de la población para vencer a esta pandemia también cotizan en bolsa. De hecho, en el último mes en el que índices como el Dax o el Dow Jones han caído entre el 20 y el 30%, el CSI 300 de China lo ha hecho  un 9%. No en vano, según recoge J.P. Morgan AM en su blog Market Insights, en el mes de febrero, la bolsa china fue ya la que mejor comportamiento experimento a medida que los inversores se empezaban a fijar más en lo que sucedía fuera de China que dentro. “Desde una perspectiva regional, la renta variable de mercados emergentes superó a la de los mercados desarrolladas, pese al hecho de que la mayoría de infecciones por el COVID-19 se localizan actualmente en Asia, debido a que los inversores tuvieron en consideración el descenso en las tasas de nuevas infecciones en China en comparación con el aumento de estas fuera del país”, afirman.

Captura_de_pantalla_2020-03-15_a_las_10

Y esa reducción de caídas que se vieron en los mercados emergentes, sobre todo en el chino, se convirtió incluso en ganancias en el caso de los fondos que invierten en él. Lo recogía así Fernando Luque, editor de Morningstar en España, en un artículo en el que comparaba la rentabilidad de las diferentes categorías de fondos en el mes de febrero. “El mes de febrero ha sido ciertamente un mes nefasto para la inmensa mayoría fondos de renta variable, debido a la extensión del coronavirus. Sin embargo, los fondos de Renta Variable China, el origen de la epidemia, consiguieron, de media, subir un 1,4% en euros a lo largo del mes. Incluso en lo que llevamos de mes de marzo (hasta el día 6) la categoría se ha mantenido muy plana”, afirma.

Captura_de_pantalla_2020-03-15_a_las_10

 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído