Chile, entre los 10 países con la población de UHNWI de edad más avanzada


La gestión de la herencia es un aspecto que despierta cada vez mayor interés entre los individuos con grandes fortunas. Sobre todo en países donde la edad media de los Ultra High Net Worth Individuals (UHNWI, con más de 30 millones de dólares) es muy alta, como Ecuador, Panamá e incluso en Chile. No es de extrañar, por tanto, que asegurar una transferencia suave y exitosa de la riqueza es cada vez más relevante para estas personas, convirtiéndose así en una de las principales preocupaciones de estos clientes en los próximos años.

El reciente estudio elaborado por Wealth-X y UBS Wealth Management, indica que de los diez países con la población de UHNWI de edad más avanzada, cinco corresponden a países latinoamericanos. De hecho, en el primer lugar se encuentra Ecuador, que aunque cuenta con 280 personas con una fortuna valorada en más de 30 millones de dólares, la edad media es de 70 años, con un total de familiares de casi 6 personas. Cifras muy similares que en Honduras y Guatemala (aunque en este último el número de familiares es de siete).

Chile, por su parte, no consigue escapar y se encuentra en el puesto diez del ranking, justo por detrás de Japón. Estos dos países tienen una edad media de los UHNWI de 65 años, pero difieren en cuanto al número de familiares que heredarán la fortuna. En el caso del país asiático, la cifra roza las tres personas, mientras que en Chile, hablamos de 8 herederos de media.

Los analistas de Wealth-X y UBS wm, indican que los individuos con al menos parte de su fortuna heredada aumenta de forma constante. De entre la población masculina de UHNWI (unos 23.465 individuos en 2014), el 13% ha heredado su fortuna y el 68% la creado él mismo. La cifra se revierte en el caso de las mujeres más ricas del mundo (13.225 personas), con el 48% de sus fortunas heredadas y el 34% generada por ellas mismas.

No perder de vista a los herederos

Dividir la fortuna entre los herededos puede tener importantes ramificaciones tanto para los propios UHNWI, como para las firmas de banca privada y Multi Family Offices. Las relaciones de los clientes con estas entidades se basan en el detalle, y cada vez más, en una relación directa con los clientes. Por tanto, la necesidades de éste más allá de las gestión de las inversiones debe ser un aspecto a considerar, incluyendo la gestión de la sucesión. Por tanto, saber si éstos prefieren mantener sus relaciones con la mis firma, o si están interesados en aseosres que apliquen nuevas tecnologías, son elementos que se deben desarrollar.

En este sentido, el contexto es muy importante. En cuanto a los países con la población de UHNWI de edad más avanzada, y aquellos que son más propensos a ver una gran proporción de su riqueza ser pasados a la próxima generación en los próximos años, "nos damos cuenta de que las condiciones en que se van a producir dichas transferencias pueden diferir enormemente". Los analistas destacan que existe una gran diferencia en cuanto a los niveles de desarrollo y el número de posibles herederos de estos países. Por ello, indican que "la planificación de la sucesión debe tener en cuenta la variedad de expectativas y requisitos que son posibles en estos contextos diversos. Por ejemplo, las transferencias de riqueza en Japón serán diferentes de aquellas que se llevarán a cabo en Chile - aunque sólo sea por el mayor número de posibles herederos en este último país - a pesar de que estas transferencias es probable que ocurran alrededor del mismo período de tiempo".

Noticias relacionadas

Lo más leído