Caxton apuesta por la calidad


Kurt Feuerman, gestor estrella de Caxton Associates, considera que, a pesar de la mala marcha de la economía, es un buen momento para apostar por la bolsa estadounidense a través de compañías de calidad. En los últimos meses, ha reorientado la cartera de su fondo Lyxor Equity Fund Caxton Equity (con el que ha logrado batir al S&P 500 desde su lanzamiento en 2006) para tener una mayor exposición a valores de ese tipo. Buscan compañías con poca deuda, poco cíclicas y con capacidad de generar una alta rentabilidad por dividendo o con potencial de hacer crecer sus dividendos a pesar de la crisis.

“Estamos completamente invertidos y tenemos alguna exposición a beta y a valores cíclicos, pero hemos cambiado para dar más énfasis a la calidad y al crecimiento. Algunas de las compañías que mejor lo han hecho son empresas de crecimiento. Hay un cierto sesgo defensivo, pero se trata más de buscar calidad que de ser defensivos, con compañías de calidad y de crecimiento capaces de tener una beta baja”, explica.

Feuerman, que lleva más de doce años en Caxton, considera que hay buenas razones para apostar por la renta variable estadounidense en el largo plazo. Afirma que tanto los inversores particulares como los institucionales están infraponderados en este tipo de activo. Además, tras una década de mal comportamiento, cree que el mercado presenta atractivo.

“El mercado de renta variable de Estados Unidos presenta un comportamiento plano en los últimos doce años. Pero muchas compañías son más atractivas hoy que hace doce años. Un entorno de baja inflación y de bajos tipos de interés resulta propicio para la renta variable, sobre todo para compañías que puedan crecer en un ambiente de bajo crecimiento y que sean capaces de generar dividendos”, afirma. Valores como Apple, Visa o McDonald’s están entre sus mayores posiciones.

El gestor recuerda que las acciones no se mueven igual que la economía y que hay títulos capaces de generar una buena rentabilidad incluso en un entorno de crecimiento económico débil. Y asegura que los inversores institucionales son los primeros en darse cuenta de las oportunidades que presenta el mercado.

“Los institucionales ven que la renta fija ofrece una rentabilidad baja y que la renta variable puede representar una buena oportunidad. Invertir en un vehículo long only tiene sentido después de una década tan difícil, sobre todo a través de una cartera de empresas de calidad. La alternativa que hay, con unos tipos de interés tan bajos, resulta menos atractiva. La inversión en renta variable puede dar buen resultado”, comenta.

Otro factor positivo es el de la nueva ola de fusiones y adquisiciones que se está dando en el mercado estadounidense. Eso sí, el equipo de Caxton no toma posiciones en función de si cree que una empresa puede ser adquirida. Ahora, la cartera tiene un sesgo hacia grandes y medianas compañías.

Su aproximación se centra la selección de valores, a lo que los gestores dedican la mayor parte de su tiempo. Feuerman explica que también tienen en cuenta su propia visión macro a lo largo del proceso para determinar su exposición por sectores y la orientación general de la cartera. “La relación entre el dólar y el euro, por ejemplo, es la consideración más importante para el inversor de renta variable estadounidense. Tenemos en cuenta aspectos macro, pero es muy difícil acertar con las predicciones. Me siento más cómodo intentando acertar en compañías”, señala.

El Lyxor Equity Fund Caxton Equity mantiene una cartera concentrada de entre 50 y 60 valores. El tracking error, de media, está en torno a un 4,5% y un 5%, en línea con el alfa del fondo. A largo plazo la ratio de información del fondo es cercana a 1. El fondo se mantiene siempre completamente invertido.

Tras la crisis, Feuerman reconoce que el equipo, compuesto por 9 personas, ha aprendido lecciones importantes. Por ejemplo, ahora prestan mucha atención a las señales de los mercados de crédito. Y a partir de la evidencia actual, cree que es difícil que se repita una situación como la de 2008.

“Ahora hay dudas sobre el crecimiento, sobre el consumo y el empleo, pero el mercado de crédito está saludable y se puede obtener financiación. Mirar a los mercados de crédito es muy importante. No digo que sea un indicador adelantado, pero es un indicador muy importante para la renta variable”, comenta el gestor.

En 2007, los gestores de Caxton redujeron su exposición a valores cíclicos y financieros. Este posicionamiento defensivo les dio buenos resultados durante los peores momentos de la crisis. En la primavera de 2009 cambiaron su posicionamiento y pudieron beneficiarse del rally de la renta variable. Y en verano de este año han vuelto a ajustar la cartera hacia valores menos cíclicos y de más calidad.

“La crisis ha sido un periodo muy duro, con muchas sorpresas. Afortunadamente no teníamos exposición significativa a emergentes, a crecimiento global o a materias primas. Pero aprendimos que todo estaba correlacionado. Cuando el petróleo cayó por debajo de 40 dólares, podíamos pensar que eso podía ser positivo para algunas compañías, pero no lo era porque todo estaba correlacionado. Fue una lección que aprendimos. También aprendimos la importancia de las cuentas de las compañías. Empresas con deuda que se vieron mucho más afectadas por la crisis de lo que hubiéramos podido esperar al cerrarse los mercados de crédito”, afirma

El Lyxor Equity Fund Caxton Equity puede tener hasta un 10% de su cartera invertida en empresas de fuera de Estados Unidos. Ahora sólo tienen posiciones en dos compañías del sector del juego en Macao y Singapur y en una empresa canadiense de servicios a petroleras.

El objetivo del fondo es superar al S&P 500 a lo largo de un ciclo de mercado. “No descartamos que el crecimiento económico pueda ser mejor y que se pueda rebajar la preocupación sobre la nueva regulación, pero ahora estamos posicionados para un ambiente más difícil. Si hubiera un rally repentino podría ser difícil estar a tono con el mercado, pero somos flexibles y nada dogmáticos”, explica Feuerman. Mirando hacia el futuro, el gestor cree que pueden ser capaces de seguir generando alfa como hasta ahora.

 

Lo más leído