Catch The Money & Test The Honey


Son las 6:45 de un jueves cualquiera. Aún con sueño intentando recuperarme de la dolorosa sesión de TRX del miércoles, abro la cafetera y preparo un volluto. Pensativo, miro el recipiente que hace escasos días rebosaba decenas de estos singulares envases de café. Hoy 20 de Junio veo como apenas quedan diez y sin quererlo pienso en el paralelismo con los mercados bursátiles. Mientras lo degusto, despacio, pienso en la modesta alegría vivida en el mercado en las últimas semanas, cuando nos tomábamos un café viendo subir el verde pensando en los mejores valores para entrar pero ¿Quién tiene valor para entrar ahora? ¿Es este el momento óptimo? Estamos en un punto de inflexión donde la bolsa parece agotarse cual ciclista anémico.

Ayer, mientras yo sufría en el gimnasio, Bernanke en plena rueda de prensa atisbaba la posibilidad de una retirada de estímulos económicos en EEUU, si y solo si, la economía comenzaba a mejorar. Inclusive advirtió la posibilidad de aumentar los tipos de interés a corto-medio plazo. Desde un punto de vista simple, a veces el más lógico y común, esto podría parecer bueno. Si la economía va bien sobre dos ruedas, ¿Para qué tener 4? Quitémosle pues las ayudas a la economía para que pueda rodar libre y feliz por si misma. No pensaron lo mismo los mercados sobre el discurso del bueno de Ben. Discurso capaz de alertar hasta el mismísimo Alan (Greenspan).


Nunca pensé que una sesión de TRX podría perjudicarme tanto, ni a mí ni a los mercados. Las bolsas caen estrepitosamente al igual que los bonos, Grecia parece despertar del letargo y en UK las cosas parecen no ir tan bien como debieran.

Entre el mundanal ruido, aparece China, con unos tipos repo que meten miedo al pánico y un interés overnight en máximos históricos. Señores, démosle la bienvenida al actor secundario Credit Crunch.

Finalizando mi jornada, me imagino desde mi silla en el pirineo, dos operadores de mesa de diferentes bancos chinos hablando por tres o cuatro teléfonos a la vez, descamisados, gritando como locos pidiendo precio sin salir de su asombro. Comienzan las dudas, los bancos Chinos no se prestan, hay miedo y desconfianza, se cierra la puerta y el tipo exigido interbancario sube cual volador en la noche de San Juan. Los bancos Chinos temen bailar con la más fea y las previsiones PIB Chinas bajan del 7,8% al 7,4%. Drama mundial.
Me resulta familiar la historia de unos tipos interbancarios desfasados, desconfianza entre entidades, etc. ¿2008?


De repente aparece España, sin hacer ruido, con una ansiada mejora del desempleo y unas expectativas de recuperación de PIB para el 2º semestre del año que no dejan indiferente a nadie. Las reglas del juego han cambiado de nuevo, todo vuelve a cambiar. Entorno cambiante y dinámico. Lo conocido ya no se conoce y lo anticipable comienza a ser inesperado. Ajustamos duración, pesos en renta fija y equity pensando en la divisa y sus coberturas. Viernes de locos. Fin de semana de relax. Por fin.


Hoy Domingo, me acuerdo de aquel sell in may and go away, que razón tenía, no falla.

Llega el verano y todos queremos disfrutar de las vacaciones, quizá sea momento de hacer caja e irnos con nuestra compañera la liquidez a tomarnos un tinto de verano. La tendencia hace tiempo que dejó de ser mi amiga, por lo tanto el último céntimo que lo gane otro.


En Septiembre, más y mejor. Mientras tanto catch the money and taste the honey.

Lo más leído