Carmignac se asocia con Debory-Eres para su segundo observatorio de pensiones


Dentro de su compromiso por impulsar el debate sobre el futuro de las pensiones, Carmignac Gestion ha reafirmado el apoyo a la segunda edición del llamado “Observatoire des Retraites Européennes” de Debory Eres, la segunda edición de una especie de observatorio de pensiones titulado “La fin de l’âge d’or des retraités” (el fin de la edad dorada par los pensionistas).

 

“El segundo estudio comparativo de Debory-Eres sobre los productos de ahorro a largo plazo en Europa revela la necesidad de impulsar el desarrollo de soluciones de inversión dinámicas, diversificadas que puedan ser accesibles en cualquier lugar de Europa con un sistema de arquitectura abierta”, dice Eric Lecoz, director de gestión adjunto de Carmignac Gestion, que comenta que su intención de promover el ahorro a largo plazo.

 

El observatorio incluye un análisis de los sistemas de pensiones de los países de la UE y busca informar del progreso en la reforma de los sistemas de pensiones, el desarrollo de planes de ahorro privados, tanto colectivos como individuales, así como sobre las mejores prácticas e iniciativas clave para el éxito que podrían ser implementados a nivel europeo. La segunda edición cubre países de la UE (Bélgica, Francia, Alemania, Italia, España, Holanda y Reino Unido) y dos de fuera de la Unión (Suiza y EEUU), así como los tres pilares en los que los planes de pensiones se construyen: los pagos estatales, los planes de ahorro colectivos empresariales y los productos de ahorro privados.

 

Entre las conclusiones del estudio, destaca que para 2060, los planes de pensiones “pay-as-you-go” convergirán hacia una ratio sucedánea (cantidad de pensión recibida expresada como porcentaje de los ingresos previos a la jubilación) que de media no será mayor del 40% de los salarios, según las proyecciones. En Francia, la cifra se sitúa en el 48%, frente al 63% de 2007, y en Italia baja del 68% al 47%. En Alemania la caída va del 51% al 41%, en Polonia del 56% al 26% y en Reino Unido y EEUU, la ratio en 2060 estará en torno al 30%.

 

Otra conclusión es que la carencia de pensiones en la UE será de entre el 100% y el 200% del PIB la Unión y que por tanto, no hay otra elección que incrementar el número de años de trabajo e impulsar el trabajo de tiempo parcial en la jubilación. En EEUU, un tercio de los ingresos de los pensionistas viene del trabajo más que del ahorro. El estudio también dice que los fondo de pensiones paneuropeos no serán en sí mismos una solución, pues de los 140.000 fondos encuestados en los 27 países de la UE, sólo 78 estaban bajo la directiva IORP a finales de 2010.

 

A finales de 2010, los resultados del rimer observatorio decían que sería fácil, técnicamente hablando, definir una regulación común para crear un tipo de vehículo de ahorros de jubilación certificado en Europa. “Carmignac también apoya el debate de las pensiones ayudando a promocionar los estándares comunes establecidos por Efama”, concluye Le Coz.