Carmignac reduce "ligera y temporalmente" su exposición a emergentes


En la carta mensual de Carmignac Gestion correspondiente al mes de mayo, titulada Dr. House, Eric Le Coz, miembro del Comité de Inversión de la gestora, se hace eco del famoso personaje televisivo para hacer un análisis general del panorama mundial para la inversión. “En esta nueva temporada, el genial especialista en diagnóstico se enfrenta a varios pacientes a la vez. Sus síntomas son numerosos, a veces incluso contradictorios. Su promiscuidad les provoca, en algunos casos, desafortunados contagios. Todos los tratamientos administrados hasta ahora por los diferentes médicos que los han tratado han tenido efectos secundarios indeseados y prácticamente no han servido más que para estabilizar temporalmente el estado de salud de los pacientes. La transfusión monetaria administrada por el Dr. Bernanke, la amarga pócima del Dr. Trichet, los antipiréticos del Dr. Subbarao (en la India) y Zhou (en China) son todos tratamientos locales cuyos efectos a largo plazo son difíciles de cuantificar y cuyas interacciones demuestran ser peligrosas para la salud general. ¿Cómo conservar la salud en este entorno complejo y contaminado? Esta es la tarea a la que se enfrenta, día tras día, el irreverente y a veces controvertido Dr. House con la ayuda de su equipo de especialistas", dice la carta.

En EEUU el escenario más probable parece ser una política de tipos cero y el mantenimiento del balance de la Fed en los niveles de finales de junio. Sin embargo, la ralentización del crecimiento ha llevado a Carmignac a realizar una cobertura frente al dólar en los fondos de renta variable internacional, cobertura que a finales de abril era íntegra. Aunque Carmignac reconoce que la cobertura se inició tarde y no ha permitido inmunizar completamente a sus fondos frente a la erosión que sufre el billete verde desde principios de año, durante el mes pasado ha contribuido a la mejor rentabilidad de Carmignac Investissement y Carmignac Patrimoine.

La carta destaca un diagnóstico económico, según el cual una batería de indicadores apuntan a un giro a la baja del crecimiento económico estadounidense que, desde el final de la primavera, estará menos estimulado tanto en el plano monetario como en el presupuestario. Asimismo, dice que Europa, que tendrá menos apoyo del crecimiento estadounidense, está en pena cura de austeridad. El diagnóstico señala además el riesgo para el dinamismo de las exportaciones alemanas, que podrían verse afectadas por el débil crecimiento futuro de sus vecinos (incluso recesión para algunos). Y por último, hace hincapié en que el pico de la inflación de las economías emergentes se espera para principios de verano y su consecuencia será la suspensión de endurecimiento monetario en curso.

La prescripción médica para el inversor incluye a corto plazo el mantenimiento de la prudencia respecto al dólar aunque sin aplicar una cobertura total, así como una ligera y temporal reducción de la exposición a la renta variable emergente. “Creemos que ir por delante del mercado no es la mejor manera de obtener una rentabilidad superior a corto plazo. Pero seguimos convencidos de que este universo esconde considerable reserva de valor”, dice Le Coz.

En esa línea, apoya una reducción progresiva de los componentes más cíclicos de las carteras como preparación ante una ralentización. Y a medio plazo recomienda una exposición sostenida al consumo interno de las economías emergentes, la vigilancia de la paridad euro/dólar y una visión un poco más optimista que a principios de año de los mercados de renta fija.

Lea la carta completa en el siguiente link.

Noticias relacionadas

Lo más leído