Carmignac Gestion, en modo defensivo


En enero, animados por el anuncio del programa de inyección de liquidez al sistema bancario del BCE, la gestora francesa Carmignac Gestion se movió hacia posiciones más positivas respecto al mercado de lo que habían estado a lo largo de 2011. Poco duró ese positivismo y, hace un mes, volvieron a posiciones defensivas que, a día de hoy, mantienen.

“El programa de inyección de liquidez aprobado hace unos meses por el BCE, el llamado LTRO, no ha hecho nada para tener impacto en el crecimiento económico de la zona euro. Era necesario y fue una buena noticia porque había una necesidad real de liquidez, pero no ha ayudado a cambiar los problemas de los fundamentales que afronta Europa”, dice Didier Saint Georges, miembro del comité de inversiones de la gestora, quien ha participado en Madrid en un evento que ha reunido a más de 200 clientes.

De hecho, en la gestora prevén que Europa terminará el año más endeudada de lo que está actualmente. “Hay que tomar nuevas y difíciles decisiones, pero en las próximas semanas no se prevé que vaya a ocurrir porque, por ejemplo, en Francia vuelve a haber elecciones el 17 de junio y la atención de Hollande va a estar en esas elecciones. Por todo ello, nos reforzamos en nuestras posiciones defensivas respeto a la zona euro”, explica Saint Georges.

Más positivo se muestra respecto a Estados Unidos, pues considera que el sector privado ha hecho un buen trabajo en adaptarse al entorno de bajo crecimiento y, actualmente, las compañías estadounidenses presentan una buena situación financiera. Destaca que el tema fiscal es importante, porque el país va a tener que recortar sus gastos y el miedo es que en 2013 pueda haber una merma en el crecimiento que el país está registrando en los últimos tiempo. Aún así, recuerda que el déficit fiscal estadounidense no llega al nivel del de Europa, por lo que desde la gestora francesa consideran que la preocupación a este respecto que existe en el mercado es un poco exagerada.

En cuanto a los mercados emergentes, el principal problema es que el famoso desacoplamiento de estas economías frente a los países desarrollados no se ha dado en los últimos años por lo que, pese a la solidez de estas economías, sus mercados sufren por la crisis de la zona euro. “Pese a ser inversores a largo plazo, tienes que pasar por estos periodos difíciles donde no hay descorrelación”, explica Simon Pickard, responsable de Emergentes de Carmignac. “La buena noticia es la situación macro de los países, con menor deuda sobre el PIB que los desarrollados y con mayores tasas de crecimiento. Además están un 15% más baratos. La mala noticia es el contagio que sufren de las economías desarrolladas”.

Así, están gestionando el riesgo por tres vías: en renta fija están apostando por la seguridad que ofrecen la deuda pública alemana y la estadounidenses y, desde hace dos años, no tienen ninguna exposición a deuda de países periféricos. En la deuda privada, donde están encontrado mayores rentabilidades, se han movido en los últimos meses hacia papel de bancos estadounidenses en detrimento de los europeos. Y, por último, en divisas están apostando por el dólar y, en menor medida, por el yen.

El Carmignac Securité está posicionado en un 14% en deuda pública, un 43% en corporativa y un 41% en mercado monetario.

Noticias relacionadas

Lo más leído