Carmignac disfruta de la fiesta de la Fed maximizando su exposición a bolsa


“Los chinos se mantienen inflexibles por lo que respecta a su política de tipos, Estados Unidos trata de devaluar el dólar y Europa agoniza lentamente”. Éste es el panorama económico mundial que dibuja Éric Le Coz, miembro del Comité de Inversión de Carmignac Gestion. En la carta mensual correspondiente al mes de noviembre, defiende la política monetaria aplicada en EEUU porque “Bernanke no tenía elección”, criticando a su vez al BCE, y alaba las reformas económicas de los principales mercados emergentes. Le Coz aboga por disfrutar de la fiesta” propiciada por la Fed y posicionarse en los activos que se verán beneficiados, como la renta variable, con una exposición que roza el máximo autorizado.

La crítica más agria es para el BCE que, con su actitud está subiendo los tipos. “¡Es el colmo!”, dice Le Coz. “El BCE no puede circunscribir su mandato simplemente a la consecución de la estabilidad de los precios en Alemania”, dice, máxime cuando “los países de la zona euro están asfixiados y la fortaleza del euro seguirá perjudicando a las empresas mejor posicionadas para beneficiarse del crecimiento exterior y, principalmente, de la sólida demanda procedente de las economías emergentes”.

El experto comenta el caso de Irlanda, obligada a reducir su déficit, y con respecto a España considera que aunque “no está en una situación tan difícil, la deuda de las 17 comunidades autónomas supera los 100.000 millones de euros y la participación de los inversores en la refinanciación es tímida”. Le Coz comenta el caso de las emisiones de la Generalitat de Cataluña, de bonos a un año a un tipo del 4,75%, algo “insostenible de cara al futuro”.

“No seamos cenizos y disfrutemos de la fiesta” propiciada por la Fed, comenta Le Coz, en referencia a las últimas medidas de la Reserva Federal, que “han disipado parte de las incertidumbres que se cernían sobre la economía mundial, con la clara intención de producir un efecto riqueza positivo que se transmita a la economía real”. Y, al hacerlo, la Fed ha permitido a Carmignac reorientar sus carteras hacia vectores que son los primeros beneficiarios de esa “nueva dosis de anfetaminas”, especialmente la renta variable que presenta una “valoración muy razonable”.

Cobertura del dólar

De hecho, desde la casa francesa niegan que las consecuencias inflacionistas de esas medidas puedan crear burbujas en bolsa a corto plazo. “Es un temor prematuro”, afirma Le Coz. Por eso, desde finales de verano Carmignac ha expuesto sus carteras casi al 100% del máximo autorizado, neutralizando eso sí, la exposición al dólar en los fondos de gestión global. “Esa prudencia respecto al billete verde traduce nuestra confianza en la capacidad de Estados Unidos de ganar la guerra de divisas que ha comenzado, frente a nuestra moneda única penalizada por unas autoridades monetarias, cuando menos, ortodoxas”, comenta. Razón por la que Carmignac sigue apostando por las materias primas (para protegerse contra la erosión del billete verde y contra los riegos inflacionistas asociados a los estímulos monetarios) y razón también por la que reparte su asignación entre el euro y las monedas emergentes, en cuya revaluación confía.

Como cambios fundamentales, en la cartera del Carmignac Investissement se eliminaron algunos bancos estadounidenses y se dio entrada a tecnológicas como Oracle y Autonomy, además de fortalecer las posiciones en emergentes. De hecho, la casa francesa sigue apostando por los mercados en desarrollo y considera que aún es pronto para hablar de burbuja, gracias a su fuerte crecimiento y a las reformas económicas que están acometiendo. Un universo que representa casi el 40% de sus activos mundiales en renta variable, sobre todo con exposicíon a China, India Brasil, con ponderaciones respectivas del 16%, 10% y 5%.

Posiciones elevadas en renta fija y apuesta por petroleras

Además, también parece prematuro creer en una caída brutal de los mercados de renta fija: “De momento eso no sucede, y hemos mantenido nuestras posiciones en renta fija relativamente elevadas en el conjunto de nuestra gestión”, afirma. Con todo, asegura que Carmignac está preparada y cuenta con “las herramientas necesarias para inmunizar las carteras frente a ese riesgo de nueva subida de tipos” a más largo plazo.

En el último mes, Carmignac redujo su exposión al oro del 22% al 18% del fondo Carmignac Commodities para aumentar las posiciones en energía, con Lundin Petroleum en Suecia y BNK Petroleum en Canadá.

Lo más leído