Tags: Asesoramiento |

Carlos Farrás: “A quien le debo la diversificación y la rentabilidad es al cliente”


“A quien le debo la diversificación y la rentabilidad es al cliente”, recuerda Carlos Farrás, socio director de la nueva EAFI DPM Finanzas, la cual lleva operativa solamente desde el pasado 1 de noviembre. Aunque ha llegado a un acuerdo con cinco entidades “de solvencia acreditada” (BBVA, Deutsche Bank, Inversis, UBS y Bankinter), según sus palabras, “no tengo miedo a recomendar depósitos y productos de bajo margen o, incluso, de margen negativo para el banco al cliente si el entorno es dudoso y el cliente es de perfil conservador”, defiende.

Dirigido a clientes con un patrimonio igual o superior a los 300.000 euros y autorizado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) -con el número de registro 132- para el asesoramiento de inversión directa, instituciones de inversión colectiva (IIC), depósitos, planes de pensiones y seguros, Farrás cree que, “en España, estamos muy verdes en cuanto a asesoramiento independiente, y no porque no haya buenas empresas, sino porque el cliente está muy bancarizado”.

Es cierto que, “aunque no todos, algunos bancos están muy proactivos con la figura -de la EAFI-”, contextualiza el fundador de DPM Finanzas. “Los responsables de EAFI de las entidades tienen muy clara la importancia y el futuro de este sector, a pesar de que los comerciales y los agentes de banca privada no tanto”, considera Farrás. A su juicio, las EAFI pueden beneficiar, y mucho, a los bancos.

Por un lado, “los bancos pueden centrarse en construir los productos como si de una fábrica se tratase”. Por otro, “se quitarían la responsabilidad que supone el asesoramiento y, secundariamente, ahorrarían en plantilla”, apunta Farrás, que sabe de lo que habla. Hasta hace bien poco, era responsable de Inversiones y Depósitos de Banca Minorista en España para Barclays, firma en la que instauraron un servicio de gestión delegada a través de fondos de inversión, donde cobraran del cliente por gestionar y no del suministrador de productos vía retrocesiones.

En su caso, sí obtendrá márgenes por retrocesiones en la operativa derivada del asesoramiento. Sin embargo, esos márgenes los ingresará en las cuentes corrientes de sus clientes o, en su defecto, a éstos les hará un descuento en sus facturas si el margen finalmente se queda en DPM Finanzas. Sus tarifas pivotan sobre un 0,5% de gestión y un 10% de éxito.

Si el socio director de DPM Finanzas tiene claro una cosa por encima de todo, es su modelo de asesoramiento. “Si los clientes no están dispuestos a pagar por nuestro modelo puro y transparente, me iré, pero no voy a cambiar mi modelo”, sentencia Farrás. “La figura, con la crisis de confianza que hay en los bancos, tiene todo el sentido”, opina.

En todo caso, si algo le podría preocupar hipotéticamente a Farrás, no es su propio modelo, sino “que algún día hubiera manzanas podridas -en referencia a gente no demasiado profesional en el sector- que pudieran perjudicar al resto”. De momento, el desarrollo del sector camina en sintonía.

Noticias relacionadas