Tags:

Capitalatwork o cómo encontrar inversiones en un mundo "deprimido y ralentizado"


En Capitalatwork consideran que la crisis de la deuda europea es un "hecho indudable y grave que exige medidas extremas" y creen que ha llegado el fin de la economía del "bienestar por encima de todo" ya que las medidas de austeridad seguirán siendo necesarias en los próximos años. Creen que el desapalancamiento no ha acabado y que habrá más presión fiscal.


La crisis, no obstante, no afecta a todos los países por igual puesto que mientras que Alemania sigue percibiéndose como un país seguros los países periféricos sufren. Dentro de los periféricos, apuntan desde capitalatwork que España e Italia no están en la misma situación que Grecia o Portugal y, de hecho, dan por sentado que estos dos países terminarán haciendo default. “Nos hemos encontrado con una burbuja brutal que ahora hay que estallar y eso va a ser muy doloroso”, apunta Lucas Monjardín, consejero delegado de la firma.

 

Según Eric Ollinger, presidente de la entidad, se necesitan tasas de crecimiento de entre el 2% y el 2,5% para poder crear empleo y todas las previsiones apuntan a que estas tasas estarán muy lejos de conseguirse en los próximos años, por lo que cree que España tiene por delante años de altas tasas de paro. No cree que Europa entre en recesión pero sí que experimentará crecimientos bajos. También considera que la inflación europea seguirá baja así como los tipos de interés, lo que obligará a "trabajar mucho para encontrar inversiones".


Cree que el euro no es una mala divisa y que no volverá a la par con el dólar, de hecho, prevé un euro más fuerte en los próximos años. "Vivimos en un mundo relativamente deprimido, ralentizados, en el que los tipos de interés muestran desconfianza y pesimismo", dice Ollinger.

 

Lucas Monjardín, quien afirma estar muy "indignado" con la situación actual, se muestra muy crítico con el sector financiero y cómo se le está ayudando desde los Gobiernos. "Las implicaciones de la crisis en los bancos son mayores de lo que se dice pues todavía tienen mucho por recuperar. El problema es grande y serio y no se va a solucionar rápidamente. De un problema del sector financiero, hemos pasado a un problema de estado que entre todos va a haber que pagar”, dice Monjardín.


Creen que el mundos se ha convertido en un sitio peligroso para invertir por el menor crecimiento de China, por la crisis de Irán (“a la que se está dando poca importancia pero será grave si estalla”, dice) y por Japón. Ellos apuestan por invertir en compañías más que en deuda pública ya que creen que las compañías más flexibles han hecho sus deberes y actualmente cotizan a bajo precio. "Buscamos buenos precios, en buenas compañías", dice.

 

Ante esta situación desde la firma recomiendan tener especial cuidado con las inversiones. “Hay que tener actualmente un gran enfoque a negocio y gestión del riesgo brutal. Hay que ser más académico que nunca a la hora de analizar las inversiones”, dice Monkardín. En la selección de compañías siguen centrándose en sus aspectos "de siempre" (“somos pesados y aburridos”, reconocen) que no son otros que invertir en empresas con modelos de negocio con valoración atractiva con sólidos fundamentales, ventajas competitivas, oportunidades en el largo plazo, factores de crecimiento y negocios generadores de caja. Entre las empresas que destacan están Interl, Comcast, Saint Gobain, Novartis o Vinci.


Como resumen apuntan que “la crisis no es el fin del mundo, se va a perder dinero, pero hay oportunidades”.

 

El equipo de Capitalatwork ha ganado en 2011 el concurso de carteras que organizan Allfunds Bank y Expansión, tanto en la cartera agresiva como en la conservadora y también acaba de recibir el premio Lipper 2012 a la mejor firma pequeña de renta variable.
 

Noticias relacionadas

Lo más leído