Capital Group: cada vez más partícipes compran fondos no para invertir sino para ahorrar y generar rentas


Richard Carlyle, especialista de inversiones de Capital Group, ha estado de visita en España para explicar la estrategia de inversión de la firma a clientes españoles, como un paso más tras anunciar la apertura de su primera oficina española el próximo mes de julio. Mario González, responsable de desarrollo de producto para Capital Group en España, explica que la firma, a pesar de su gran tamaño en activos bajo gestión, ofrece una gama de fondos muy concentrada –enfocados más bien a los inversores con un perfil conservador- pero que pueden presumir de la consistencia de sus resultados, gracias entre otras cosas a un enfoque multigestor, long only, en la que se busca reducir los niveles de volatilidad. 

González aclara que la firma ha lanzado recientemente o pretende lanzar en el mercado español nuevos productos en los próximos meses. El primero de ellos, creado el verano pasado, es un fondo de renta variable global enfocado al dividendo. Los dos restantes, todavía en periodo de gestación, se centraran en nuevas maneras de acceder a la oportunidad de crecimiento que ofrecen los mercados emergentes, teniendo en cuenta aspectos como la generación de rentas. 

“La generación de rentas vitalicias se está volviendo cada vez más importante”, subraya Richard Carlyle. El experto señala que cada vez hay más gente comprando fondos para ahorrar, no para invertir, tanto por razones fiscales como ante la previsión de un recorte de las pensiones públicas. En este entorno, el especialista en inversiones de Capital Group estima que los fondos que pueden tener más predicamento en este segmento de inversores serán los de corte conservador, con rendimientos quizás ligeramente menores pero también menor volatilidad, y los que inviertan en compañías que hagan crecer sus dividendos. 

Muy positivos con España

El experto se muestra optimista en cuanto a la evolución de las bolsas europeas para este año, pues destaca que los inversores, en términos globales, están infraponderados. En particular, detecta el aumento de la demanda de bolsa europea por parte de sus clientes estadounidenses, de los que afirma que muchos se salieron de esta clase de inversión por los temores a una ruptura del euro y ahora se están planteando volver a invertir en la región. Además, observa que las acciones de la eurozona están más baratas que las estadounidenses: “Europa está entre 12 y 18 meses por detrás en la recuperación”, afirma.  

De hecho, la gestora está muy positiva en Europa en general y en España en particular. Carlyle explica que su relación de inversión con España se remonta a hace muchas décadas. Algunas de las posiciones que tienen en el país son ya históricas, como la de Inditex desde su lanzamiento a bolsa. Más recientemente han abierto posiciones en Bankia a través de la participación puesta a la venta por el FROB. Otro valor español que tienen en cartera es el fabricante de hemoderivados Grifols. “Dos meses consecutivos más de caída del paro en España serían muy buenas noticias para empezar a afianzar los signos de recuperación”, añade el especialista. 

No obstante, Carlyle también es consciente de lo que queda por mejorar en el continente. “Mientras que en Estados Unidos han subido todos los sectores, en Europa hay necesidad de saber, tener certidumbre de la recuperación”. Más en particular, habla de que todavía se pueden realizar mejoras en el sector financiero y en el energético, por ejemplo. Con una aclaración respecto al sistema financiero: “Hemos pasado los temores a los bancos: estos ya fracasaron cuando el BCE rebajó la tasa de depósitos y no creo que entorpezcan la recuperación. Eso sí, las alzas ya han llevado a las acciones a poner en precio los fundamentales, por lo que recomendaría un poco de precaución para invertir a partir de ahora”. 

El responsable de Capital Group también se pronuncia sobre los efectos de los movimientos de bancos centrales. “Asumimos que hacia octubre o noviembre la Reserva Federal no comprará más deuda y después subirá los tipos, pero muy gradualmente. No hay nada que avergüence más a un banco central que subir los tipos antes de tiempo”. En su opinión, el BCE mantendrá una actitud cauta en espera de que la Fed suba los tipos de interés, y después “todavía esperará algunos meses” antes de realizar alguna modificación en el precio oficial del dinero. “Sería muy impopular que estropearan la recuperación”, apostilla Carlyle. 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído