Capital at Work confía en las compañías generadoras de liquidez


La firma de gestión de patrimonios no espera un escenario de deflación importante y persistente ni tampoco de hiperinflación. En su opinión, se producirá una recuperación económica paulatina con una inflación moderada en los próximos años. Esto llevará a que se vayan estrechando poco a poco los diferenciales de crédito, lo que beneficiará a las inversiones en acciones y bonos de compañías poco endeudadas y que generen liquidez.



“La seguridad tiene un coste de oportunidad elevado. Las inversiones más seguras tendrán rentabilidades próximas a cero, lo que será insuficiente para la mayoría de ahorradores”, explica Eric Ollinger, consejero delegado de Capital at Work. En su opinión, existe una oportunidad histórica a nivel de financiación de las empresas. Al seleccionar acciones, se decantan por las compañías que generan mucha liquidez y que no dependen de inyecciones externas de dinero. “Existen muy buenas opciones fuera del sector financiero a precios muy razonables”, señala Ollinger. Entre los bonos, prefieren compañías poco endeudadas y generadoras de liquidez con una duración media entre cuatro y seis años.



Para Ollinger, el pasado es pasado y no espera que se repita el periodo de tres años entre 1929 y 1932 en el que la bolsa se hundió un 88%. En su opinión, ahora se pueden encontrar interesantes inversiones en acciones y emisiones corporativas. “Quedarse en liquidez sería un error”, reconoce.



Lucas Monjardín, director de inversiones de Capital at Work, destaca como ejemplo de compañías interesantes a Vinci, Publicis, WPP, GDF Suez, GBL, Total, ENI, Siemens, Schneider, Roche, Arcelor Mittal, Lafarge, Técnicas Reunidas y BME. Es decir, compañías sólidas con un balance sano. En su opinión, el inversor puede diseñarse una cartera de bonos corporativos que ofrezca rentabilidades anuales entre el 5% y 7% para los próximos años.

Lo más leído