Cambios relevantes en el posicionamiento y la estrategia del M&G Optimal Income


Variaciones importantes en el posicionamiento y la estrategia del M&G Optimal Income. Si hasta ahora Richard Woolnough había venido apostando por mantener una exposición al mercado de renta variable del 13% - nivel nunca antes alcanzado en el fondo- ahora esto ha cambiado. El responsable del fondo más popular de M&G Investments ha decidido recortar a la mitad el peso de las acciones en la cartera, al dejarlo ahora ligeramente por debajo del 6%. Entre las posiciones de las que se ha deshecho se encuentran mayoritariamente compañías de la Bolsa alemana, como BMW, Deutsche Bank o Munich Reinsurance, entidades financieras anglosajonas como Bancorp (Estado Unidos) o Barclays (Reino Unido) o la tecnológica Oracle.

Según explica a Funds People Pierre Chartres, especialista en inversión de renta fija de la entidad, entre los motivos que han empujado a Woolnough a tomar esta decisión está la fuerte subida experimentada por la renta variable durante los últimos meses, lo que sumado al buen comportamiento registrado por esta clase de activo en los últimos años había hecho que muchas compañías que poseía hayan perdido interés para el gestor. “Woolnough se muestra menos optimista con respecto a las acciones. Para él, el riesgo del ‘equity’ es ahora mayor. Las valoraciones han dejado de ser atractivas. En estos momentos, se muestra más cómodo otorgando a las acciones un peso en el fondo de entre el 5% y el 6%”, afirma el especialista en inversión de renta fija.

Esto coincide con las declaraciones realizadas por el gestor en una conferencia a periodistas celebrada en la sede de la entidad en Londres. En ellas, Woolnough se definía a sí mismo como “un turista en renta variable. Solo compro cuando las acciones están absurdamente baratas. Si los bonos ofreciesen el mismo valor que las acciones en todo el mundo, no compraríamos ni una. El año pasado se produjo una corrección que generó oportunidades pero, tras el fuerte rally, han dejado de ser baratas. Estamos tratando de comprar aquellas que puedan proporcionar una mayor fuente de rentabilidad”. Entre los valores que se han salvado de la purga y que todavía mantiene en cartera se encuentran nombres como Daimler, Wells Fargo, BNP Paribas o Bank of America. En estos momentos, el gestor mantiene 50 compañías en cartera.

Más deuda con grado de inversión

La reducción del peso en acciones ha favorecido a la deuda con grado de inversión, clase de activo que hoy representa el núcleo de la cartera. “Woolnough ha elevado exposición hasta los niveles del 50% que ocupa en la actualidad esta clase de activo en la cartera”. El 60% de los bonos con grado de inversión son emitidos en Reino Unido. “Dentro de este segmento del mercado, las oportunidades más interesantes las está encontrando en los bonos con calidad crediticia BBB, es decir, la parte más baja del grado de inversión. Actualmente, el gestor está añadiendo a la cartera títulos de deuda de larga duración de compañías estadounidenses de alta calidad crediticia como AT&T o Wallmart, con vencimientos entre los 25 y los 30 años”, explica el experto. Como curiosidad, destaca el hecho de tener en cartera un bono de EDF con vencimiento a 100 años.

Esto no significa, sin embargo, que Woolnough haya decidido aumentar la duración de la cartera, que se mantiene en los mismos niveles en los que se venía moviendo últimamente (3,6 años). La duración de la parte de ‘investment grade’ es de 5,9 años y la de high yield, que ocupa un 27,5% de la cartera (13% en Estados Unidos y 7,5% en Europa) es de 2,16 años. “La estrategia sigue pasando por estar infraponderados en duración con respecto al índice de referencia (5,5 años), dado que el equipo continúa mostrándose muy cauto con respecto al impacto que pudiera provocar una subida de los tipos. A largo plazo, habrá subida. La rentabilidad del bono americano a 10 años estará más alta, aunque creemos que la mayor parte de este camino ya se ha andado. No contemplamos un escenario de fuertes subidas de las tasas”.

El M&G Optimal Income se ha convertido en uno de los fondos más populares, no solo en España, sino también en Europa. El pasado mes de febrero este producto se convertía en el segundo fondo que más captaba a nivel europeo (1.009 millones de euros), solo superado por el DNB AM Kort Obligasjon 2, fondo institucional noruego creado ese mismo mes y que recibió entradas por 3.300 millones (leer más). Según datos de Morningstar, el patrimonio del M&G Optimal Income alcanza actualmente los 24.200 millones de euros, de los que algo más de 3.000 millones están en España. Chartres considera que la mayor parte de la rentabilidad del fondo viene por las decisiones de ‘asset allocation’, por lo que no se muestra preocupado por el rápido crecimiento patrimonial experimentado por el producto.

“El aumento del volumen de activos gestionados no supone ningún problema para la estrategia. El uso de derivados permite construir fácil y rápidamente posiciones de una manera muy flexible”, asegura Chartres. Woolnough reconocía recientemente que el mayor tamaño hacía más difícil añadir valor a través de la selección individual de valores, si bien esto lo estaban pudiendo resolver con el reforzamiento del equipo gestor, con la incorporación de profesionales como Claudia Calich, experta en renta fija emergente, cuya llegada ha tenido una clara influencia en el fondo, como refleja el hecho de que, actualmente, la deuda emergente ocupe algo más de un 2% de la cartera, cuando antes no estaba presente en la cartera.

En los últimos tres años, el M&G Optimal Income ha ofrecido –según datos de Morningstar- una rentabilidad anualizada de casi el 9%, frente al 1% del índice de referencia (leer más).

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído