Tags: Renta Fija | EE.UU |

Cambio en el lenguaje de la Fed: cómo interpretarlo


La reunión de la Reserva Federal del pasado miércoles se preveía sin sorpresas. El mercado ampliamente descontaba una subida de tipos y así cumplió. Pero Jerome Powell se reservaba una sorpresa. En el comunicado se eliminó la palabra acomodaticio en la referencia a la política monetaria. Y esa única palabra ha desatado el debate.

“El hecho de que eliminasen la frase clave del comunicado sugiere que la Fed realmente cree que se está acercan a un nivel neutral de tipos de interés”, argumenta Rick Rieder, director de inversiones de renta fija global y cogestor del fondo BlackRock Fixed Income Global Opportunities (FIGO) y BGF Global Bond Income. En su opinión, más que las subidas de 2018, para los mercados es mucho más interesante desgranar cuándo y dónde van a dejar de subir tipos

El punto contrario defiende Josh Feinman, economista jefe global de DWS: “Con los tipos de interés acercándose (aunque aún por debajo) a las estimaciones de neutralidad de los expertos en políticas monetarias, era sólo cuestión de tiempo antes de que esta referencia tuviera que ser eliminada. Esto no sugiere un cambio en las perspectivas o en el plan trazado, un punto en el que Powell no dudó en enfatizar”. En su opinión, mientras el mercado laboral siga sólido, la Fed continuará inclinándose por subir tipos y no se detendrá por el simple hecho de se acerquen a las estimaciones de neutralidad

Para David Norris, responsable de crédito estadounidense de TwentyFour Asset Management (Vontobel AM), el mensaje principal de ayer fue que el rango de los tipos de interés será consistente con una expansión sostenida de la actividad económica, la fortaleza del mercado laboral y una inflación sostenida cercana al objetivo del 2%. “Es importante señalar que la Fed todavía no aprecia efectos medibles como resultado de la actual política de tipos. Aun así están preocupados por la forma en la que estos aranceles pueden elevar los precios y el efecto que esa subida pueda causar sobre la inflación”.

2019, la gran incógnita

La cuarta subida de 2018 entra en el consenso general. La gran incógnita es su camino en 2019 y más allá. Keith Wade, economista jefe de Schroders, estima que habrá al menos tres subidas más, hasta llevar los tipos al 3% a mediados de 2019. “En ese punto el crecimiento debería ir enfriándose a medida que la economía note los efectos de unos tipos más altos y los estímulos fiscales se disipen”, comenta Wade. 

Anna Stupnytska, economista global de Fidelity International, coincide. El dot plot actual de la Fed sugiere tres subidas más en 2019 y para esta experta esto puede llegar a suponer ser demasiado agresivo para la economía americana, “especialmente considerando que el impacto neto de un ajuste cuantitativo que persiste de fondo aún es ambiguo”. También sería un ajuste difícil para el resto del mundo. Las economías emergentes en particular ya están notando las condiciones de financiación más estrictas

Así, aunque a corto plazo la senda de las subidas está clara, el mercado espera un tono más cauto por parte de la Fed de cara al próximo año. “El aumento de los aranceles seguramente lastre también la actividad, lo que les permitirá mantenerse dar un paso atrás”, añade en esta línea Wade. 

“La pregunta fundamental es si la Fed será capaz de preparar un “aterrizaje suave”- evitando que los mercados laborales se recalienten y que se acumulen excesos financieros/económicos sin causar una desaceleración económica indebida”, concluye Feinman. 

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído