Tags: Negocio |

Calidad y momentum en la Europa del crecimiento, con JP Morgan


Europa continúa creciendo. Según Markit Economics la economía de la zona euro probablemente mantendrá su tasa de expansión de 0,4 por ciento en el tercer trimestre y continuará creciendo, según se desprende del dato al alza de pedidos.  

Aunque el Índice de Gerentes de Compras retrocedió hasta 53,9 desde el 54,3 en agosto, la media del tercer trimestre permaneció al nivel más alto en cuatro años. Los nuevos pedidos crecieron al ritmo más rápido de los últimos cinco meses y el indicador del volumen de materias primas adquiridas por los fabricantes tocó máximos de los últimos 19 meses, señalando un incremento en la producción para los meses próximos.

Con un estilo de inversión growth, o crecimiento, invirtiendo en valores europeos de renta variable, el fondo de la categoría VDOS Renta Variable Internacional Europa Crecimiento, que mejor comportamiento muestra en lo que llevamos de año, es JPM EUROPE STRATEGIC GROWTH que en su clase A de acumulación en euros obtiene en el año un 14,05 por ciento de rentabilidad. Su objetivo es proporcionar un crecimiento del  capital a largo plazo invirtiendo principalmente en una cartera de compañías europeas con mayor potencial de crecimiento.

El gestor del fondo es Michael Barakos. Incorporado a JP Morgan en 1999 como analista de inversiones, es ahora Director de Inversiones del Equipo de Renta Variable Europea de JP Morgan Asset Management, integrante del Equipo de Finanzas Conductuales. Con anterioridad fue  gestor de riesgos del departamento de tesorería del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, de donde pasó a Sigma Securities y a Deutsche Asset Management. Michael se graduó (con honores) en Ciencias Políticas y Ecónomicas por la London School of Economics.

Se seleccionan valores atractivos por su calidad y momentum, bajo la premisa de que las empresas de mayor calidad tendrán mayores posibilidades de sostener su tendencia positiva. El equipo gestor entiende momentum como una combinación tanto de tendencia positiva en el precio de cotización, como de generación de beneficios. En cuanto a compañías de calidad, son aquellas empresas con beneficios que mantienen una disciplina de capital y una contabilidad conservadora.

El equipo gestor sigue un proceso de inversión disciplinado bottom-up que se propone asignar igual importancia a todas las fases del proceso inversor, desde la selección de valores hasta la construcción y la implementación. Para identificar las características de mayor fortaleza de calidad y momentum, a partir de un universo de 1.800 empresas paneuropea, se aplica un enfoque disciplinado y consistente. Acciones que han tenido un buen comportamiento en los últimos doce meses tienden a comportarse bien. La tendencia positiva en los beneficios es también importante para el proceso, ya que a una revisión en los beneficios estimados suele seguirle otra en el mismo sentido.

Han de ser compañías de calidad, con beneficios sostenibles y con un equipo directivo con buena disciplina de capital y prudente con la inversión de sus accionistas. Seleccionan empresas capaces de aumentar sus beneficios y márgenes de forma sostenida en un largo periodo de tiempo, que pueden financiar su crecimiento a través de los flujos de caja generados internamente. En el caso de no encontrar oportunidades de crecimiento, prefieren un equipo directivo que distribuya los beneficios entre sus accionistas, beneficios que pueden ser más tarde empleados en otras inversiones.

La cartera final del fondo suele incluir entre 200 y 400 valores,  correspondiendo sus mayores posiciones a Novartis (3,20%) Unilever (2,50%) Novo Nordisk (2,50%) Roche (2,30%) y Bristish American Tobacco (2,20%). Por sector, Bienes de Consumo Discrecional (16,30%) Finanzas (15,20%) Industria (15,10%)  Sanidad (13,50) y Bienes de Consumo Básico (10,90%) son los de mayor ponderación en la cartera, mientras que por país, Reino Unido (22,5%) Suiza (15,30%) Alemania (11,70%) Francia (9,40%) y Dinamarca (5%) representan los mayores porcentajes.

La evolución histórica del fondo por rentabilidad lo identifica como uno de los mejores durante los periodos anuales de 2013 y 2014, situándose en el primer quintil, batiendo al índice de su categoría durante 2012 y 2015. Por volatilidad, registra un dato a tres años de 11,86 por ciento y de 15,54 por ciento a un año, con una Sharpe de 1,37 en el último periodo anual y un tracking error, respecto al índice de su categoría, de 4,20 por ciento. La inversión mínima requerida para suscribir este fondo es de 35.000 dólares (aproximadamente 31.282 euros) aplicando a sus partícipes una comisión fija de 1,50 por ciento.

Según informa JP Morgan en su última actualización de Market Insights, conocidos ya los resultados de un 90 por ciento de las empresas del Euro Stoxx 600, estiman que el beneficio por acción (BPA) de las compañías europeas aumentó un 6 por ciento interanual en el segundo trimestre de 2015 gracias a unas mejores condiciones de crédito y a la depreciación del euro. Pese a que en ese periodo el crecimiento del PIB de la eurozona fue algo inferior a lo esperado, la mejora del entorno económico continúa respaldando a los mercados regionales de renta variable. Las valoraciones de la renta variable europea se han rebajado tras las recientes correcciones lo que, combinado con el buen crecimiento de beneficios registrado por tercer trimestre consecutivo, podría generar interesantes puntos de entrada.

El fondo obtiene un excelente resultado en los últimos tres años, tanto por rentabilidad como por volatilidad, gracias a la cuidada selección de activos a incluir en su cartera. Una positiva evolución que le hace merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS.

Para información más detallada, ver ficha a continuación.
 

Lo más leído