Caixagest se consolida como líder de la gestión de carteras en Portugal


Con un crecimiento en enero del 8,6% y de casi el 7% en los últimos doce meses, Caixagest afianza su liderazgo en el negocio de la gestión de carteras de Portugal y supera, por vez primera, los 20.000 millones de euros en volumen de activos. Según los datos difundidos por la Apfipp, el sector ha crecido un 2,6% en enero siendo el valor total de las carteras bajo gestión de 62.631 millones de euros. En los últimos doce meses, se ha registrado un aumento del 4,8% -unos 3.000 millones de euros- en los montantes bajo gestión.

En 2006, año del despegue de este sector en Portugal, Caixagest pasó de tener 4.000 millones de euros bajo gestión a 15.000 millones de euros. Desde entonces su negocio de gestión discrecional de carteras no ha parado de crecer, lo que le ha supuesto ir ganando cuota de mercado hasta acaparar el 32,2% actual en detrimento de sus principales competidores. F&C Portugal es la segunda sociedad gestora por tamaño, con un cuota del 29% en enero de 2011 y 18.200 millones de euros bajo gestión. Esaf-GP se sitúa en enero como la tercera entidad por tamaño con una cuota cercana al 16% y algo menos de 10.000 millones de euros.

En enero de 2011, los activos con más peso en el conjunto de las carteras han sido las obligaciones, que acaparan cerca del 45% del total, seguidos de la deuda pública, que atrae al 26% de las inversiones. En concreto, las inversiones en deuda pública euro son las que más crecen.

Menos carteras en manos de los particulares

La ley de presupuestos del Estado para 2011 ha introducido en este negocio un cierto empeoramiento de su trato fiscal. En concreto, se ha establecido una retención del 30% a modo de tasa liberatoria para el caso de que los titulares de los rendimientos no estén identificados. La práctica habitual de este negocio en Portugal es que los inversores permanezcan en el anonimato ya que se suele abrir una cuenta a nombre de la entidad gestora por cuenta de una pluralidad de inversores que no son identificados. La novedad entró en vigor en enero de este año y, aunque quizá sea pronto para evaluar sus consecuencias, de momento no parece haber causado un gran impacto. Los particulares siguen detentando el mayor número de carteras (el 57,2% del total) aunque por volumen, son los inversores institucionales los que acaparan el 74,8% del conjunto. En todo caso, el número de carteras en manos de los particulares residentes en Portugal ha ido en ascenso desde las 1.365 de enero de 2010 hasta superar las 1.400 a finales de septiembre. Pero desde entonces, cerca de 90 se han retirado. En paralelo, la pérdida de valor de los activos bajo gestión detentados por particulares residentes ha sido de poco más de 40 millones de euros.