CaixaBank AM, segunda gestora española que lanza un fondo de deuda subordinada en 2016


Si los lanzamientos son una señal de donde puede haber valor en las distintas clases de activos, del último mes se puede sacar una conclusión: en renta fija hay oportunidades a deuda subordinada. Así lo deben de pensar Mutuactivos, que lanzaba a finales de marzo el Mutuafondo Subordinado, y ahora CaixaBank AM, que registra en la Comisión Nacional del Mercado de Valores el FonCaixa Renta Fija Subordinada.

Este nuevo vehículo, según el folleto informativo del fondo, tomará como referencia en su gestión al índice BofA Merrill Lynch Euro Subordinated Financial Index (EBSU) en un 50%, BofA Merrill Lynch Euro Non-Financial Subordinated Index (ENSU) en un 30% y el BofA Merrill Lynch Euro Currency Overnight Deposit Offered Rate Index (LEC0) en un 20%.

Al menos el 50% de la cartera estará invertido en deuda subordinada (última en orden de prelación). De esta, un máximo del 70% se invertirá en bonos convertibles, que pueden ser en su totalidad contingentes, emitidos normalmente a perpetuidad con opción de recompra, tal y como especifica la entidad. Estos últimos, añaden, podrían ser del tipo de conversión a acciones y del tipo “principal write-down”, es decir, aquellos para los que la contingencia ligada al bono provocaría, en caso de producirse, una reducción del principal del bono.

En el caso de la parte de renta fija no invertida en deuda subordinada indican que se invertirá en deuda pública, otra renta fija privada y depósitos e instrumentos del mercado monetario no negociados.

Por otro lado, señalan que la exposición a renta variable será como máximo del 15% proveniente o no de la conversión y podrán ser activos de baja, media y/o, mayoritariamente, alta capitalización bursátil. La exposición a renta variable de entidades no euro más la exposición a riesgo divisa no superará el 30%.

En cuanto a restricciones, la gestora apunta que los activos tanto de renta fija como de renta variable estarán emitidos principalmente en euros, aunque no tiene exista limitación en cuanto a mercados, incluidos emergentes. Tampoco hay predeterminación en cuanto a su calificación crediticia, pudiendo ser de baja calidad (inferior a BBB-), no calificadas y de alta rentabilidad (high yield). Si que hay un límite máximo del 20% en cuanto a las titulizaciones líquidas.

Este producto, cuya duración tendrá un rango de 0 a 8 años y podrá invertir hasta un 10% en otras IIC coherentes con la vocación inversora, se lanza con dos clases: la Platinum y la Plus. La primera fija su mínimo de inversión en el millón de euros y la segunda en los 50.000 euros. De esta manera, su comisión de gestión es del 0,7% en el primer caso y del 1,25% en el segundo caso. Sendas clases tienen una comisión de reembolso del 5%.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído