Caida generalizada de los principales índices


Los mercados de renta variable global cayeron en enero sin diferencias significativas entre los principales países y regiones. La leve estabilización que tuvo lugar a finales de 2008 no encontró continuidad en enero, en que los principales índices finalizaron con importantes caídas (S&P 500, -8,57%; Eurostoxx 50, -8,61%; CAC 40, -7,51%; TOPIX, -7,21%). También volvió a aumentar la volatilidad medida por el VIX y por el VDAX. En EEUU, la llegada al gobierno de Barack Obama se tradujo en una caída del 5% en la bolsa. A nivel sectorial, los fondos de valores defensivos, como consumo básico, dieron resultados decepcionantes.

A pesar de las malas noticias económicas y de la inflación a la baja, la deuda gubernamental entró en una fase correctiva en enero, especialmente los tramos largos, que vieron aumentar su rentabilidad. En general, todas las curvas de gobiernos experimentaron un aumento de pendiente.

Los fondos de crédito continuaron la tendencia favorable iniciada a final de año. La liquidez en el mercado primario de emisiones de alta calidad alcanzó un nivel históricamente alto, ofreciendo rentabilidades atractivas. El crédito de alta calidad será el activo que comience a indicar un aumento en el apetito de riesgo de los inversores, dejando para una segunda fase el mercado de high yield, que alcanzó valoraciones extremadamente atractivas pero que sigue sin contar con la liquidez suficiente.

La deuda emergente emitida en dólares logró un retorno positivo en enero, en contra de la emitida en moneda local, afectada por la debilidad de las divisas frente al dólar. No obstante, los retornos son muy variables según los países.

Los principales bancos centrales continúan con sus políticas expansivas. El Banco de Inglaterra redujo en 50 puntos básicos hasta el 1,5% su tipo oficial, situándolo en el nivel más bajo desde su creación en 1694. Esta bajada fue seguida por otra posterior en febrero de otros 50 puntos básicos.

En enero, los índices de commodities cayeron por séptimo mes consecutivo. En los metales, el níquel y el plomo fueron los únicos con rentabilidad positiva. En los metales preciosos no hubo cambios significativos, manteniéndose positivo el oro y negativo el zinc y el estaño. El precio del West Texas aumenta la pendiente de contango con un diferencial del 16,4% entre el spot y el forward a tres meses, lo que se espera produzca un incremento del precio spot en un futuro próximo.

Enero fue positivo para el dólar que se apreció un 8,08% frente al euro. Frente al yen perdió un -0,94%. El dólar logró progresar en un periodo de extrema aversión al riesgo y en un momento donde se ha experimentado una agresiva entrada de flujos de capital a corto plazo en EEUU.

Otro punto positivo fue la obtención de rentabilidades positivas por la mayoría de estrategias hedge en un entorno donde la mayoría de activos ha perdido valor.

Lo más leído