“Buscando desesperadamente activos libres de riesgo”


La fuerte desaceleración que experimentó la economía mundial en el segundo semestre de 2011 quedó claramente reflejado en las peores expectativas recogidas por las encuestas de confianza empresarial, tanto en los países industrializados como en mercados en vías de desarrollo como China, India o Brasil. En este sentido, la posibilidad de una rápida recuperación de la actividad a nivel internacional “es difícil de prever”, si bien al final ello dependerá de las política que se adopten desde los emergentes, que son los que tienen un mayor margen de maniobra fiscal dada la mejor situación de sus cuentas públicas.  

 

En su informe de perspectivas para 2012, los gestores de Natixis Asset Management consideran que, en el corto plazo, la situación ha llegado “a una especie de callejón sin salida” ante lo que suponía un ritmo de crecimiento del comercio insostenible y que, en la actualidad, no contribuye lo suficiente a la recuperación de la economía mundial. “Esta situación podría ser resuelta desde el ímpetu de las economías emergentes”, asegura Philippe Waechter, economista jefe de la firma francesa. Mientras tanto, las economías desarrolladas tendrán que buscar la manera de hacer frente a este entorno de menor crecimiento y encontrar nuevas fórmulas para impulsar la actividad.  

 

En este escenario de incertidumbre, ¿por qué clase de activo apostar? Pese a que Franck Nicolas, director de inversiones de Natixis AM, reconoce estar “buscando desesperadamente activos libres de riesgo”, lo cierto es que el mercado ha dudado incluso de activos considerados tradicionalmente seguros, como el bono alemán a 10 años. “Asimismo, tanto el franco suizo como el oro han llegado a perder incluso su condición de activo refugio”, señala el experto. Lo mismo ha ocurrido con los bonos emergentes emitidos en moneda local, afirma Nicolas. 

 

Puede consultar el informe completo descargándose el siguiente archivo:

Lo más leído