Bruselas vota en contra de la prohibición de las retrocesiones en Europa


El Parlamento Europeo aprobó hoy un borrador de la directiva MiFID, en el que se permite la realización de pagos (retrocesiones) por parte de las gestoras de fondos de inversión a los asesores y distribuidores de este producto. De este modo, Bruselas se distancia del camino seguido por el regulador británico, la FSA, que había prohibido la remuneración a los distribuidores por vía del pago de parte de la comisión del producto, a través de la normativa RDR que entrará en vigor en enero de 2013.

Frente a la prohibición británica, MiFID opta por un incremento de la transparencia y de la información sobre los pagos que soporta el cliente. Además, pide a los proveedores de productos (las gestoras) que eviten las remuneraciones a los distribuidores que provoquen conflictos de intereses entre éstos y sus clientes. La votación de la directiva, que contó con 495 de los 529 votos a favor, ha tenido un respaldo generalizado. Desde el bando británico reconocen que la legislación europea permitirá flexibilidad, lo que les deja margen para mantener su política de prohibición de las retrocesiones.

Sin embargo, según recoge Investment Week, la patronal británica de gestión de activos IMA sí mostró su preocupación ante la posibilidad de que los productos británicos pierdan atractivo a nivel europeo. En una carta de la IMA señalan que "el Parlamento Europeo ha acordado como parte de  MiFID que se acepten las retrocesiones. Si Reino Unido mantiene su propuesta de prohibir las retrocesiones en fondos, no es seguro que pueda prohibir esas retrocesiones a los inversores que coloquen su dinero en fondos de fuera de Reino Unido. Esto aumenta las preocupaciones sobre la competitividad de los productos británicos".

Noticias relacionadas

Lo más leído