Bruselas trata hoy de desbloquear el acuerdo sobre los hedge funds


La Unión Europea tratará hoy de desbloquear las negociaciones sobre la reforma encaminada a reforzar el control sobre los hedge funds, un asunto que enfrenta a Reino Unido y Francia, segñun informa Efe. Representantes del Parlamento Europeo, la presidencia de turno de la UE (ocupada este semestre por Bélgica) y la Comisión Europea se reunen hoy, en una cita que podría "ser concluyente" para alcanzar un acuerdo, según aseguró ayer el comisario de Mercado Interior y Servicios Financieros, Michel Barnier.

Barnier pidió a "Francia, Alemania y otros países que han contribuido a la discusión que acepten (la propuesta de compromiso elaborada por la presidencia de turno belga)", aunque incluya un periodo de transición. El asunto que sigue bloqueando las negociaciones es la posibilidad de permitir operar en todo el territorio europeo a los gestores de fondos domiciliados fuera de Europa que hayan sido autorizados en un estado miembro, una posibilidad que reclama Londres y rechaza París.

Estados Unidos también ha presionado para lograr la aprobación del llamado "pasaporte" europeo con el argumento de que éste permitiría una mayor libertad de actividad a sus gestores, pero Francia considera que abriría la puerta a los fondos establecidos en paraísos fiscales como las islas Caimán que, al ser un territorio británico, podrían operar sin mayores controles. Sin embargo, las dos partes han acercado posturas y podría ser posible alcanzar un acuerdo esta semana, de cara a su validación por los ministros de Finanzas de los Veintisiete en la reunión del Ecofin que se celebrará el 19 de octubre; y la sesión plenaria del Parlamento Europeo, la semana próxima.

En principio, París podría aceptar la puesta en marcha de un pasaporte europeo de forma gradual, a condición de que el organismo encargado de expedirlo fuera la nueva autoridad común de supervisión de los mercados (ESMA, en sus siglas en inglés), que entrará en vigor en 2011. "El pasaporte para los hedge funds es un idea justa para la UE, aunque no haya gustado siempre en París o en otras capitales", dijo hoy Barnier, quien añadió que el pasaporte "será riguroso, con reglas y transparencia".

Lo más leído