Brexit: ¿Cuál sería el impacto económico para España?


Empieza la cuenta atrás. A falta de diez días para que se celebre el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE, S&P Global Ratings se ha fijado en los veinte países que podrían verse más afectados por la posible salida de la quinta mayor economía del mundo. Y España está entre ellos.

Para la elaboración de su índice de sensibilidad al Brexit (Brexit Sensitivity Index, o BSI), la agencia de calificaciones ha tenido en cuenta diversos factores como el volumen de exportación de bienes y servicios al Reino Unido como porcentaje del PIB de cada uno de esos países, los flujos de migración bidireccionales, la participación en el sector financiero británico o la inversión extranjera directa. 

BSI_S_P

“De acuerdo con esta metodología, Irlanda sería el país más vulnerable si el Reino Unido decide abandonar la UE, seguida de otros pequeños centros financieros”, explica Frank Gill, analista de crédito y coautor del informe, quien destaca que el índice se centra en los aspectos comerciales, financieros y económicos, dejando de lado las consideraciones de tipo político o las posibles repercusiones de mercado.

Obviamente, los fuertes vínculos históricos entre Irlanda y el Reino Unido, junto con el hecho de compartir casi 500 kilómetros de frontera, han fomentado a lo largo de los años una intensa actividad comercial y migratoria entre los dos países que se vería amenazada por la victoria, el próximo día 23, de los partidarios de que el Reino Unido abandone la UE, sobre todo hasta que se aclarase el nuevo estatus del país y se firmasen nuevos acuerdos comerciales y migratorios, algo que diversas figuras relevantes de Francia y Alemania ya han dejado claro que no será fácil.

“No obstante, creemos que el alto grado de flexibilidad de la economía irlandesa le permitiría reorientar su actividad hacia otros comerciales más grandes, como el resto de la UE y EE. UU., y que está bien posicionada para atraer parte de la inversión extranjera directa a su centro de servicios financieros en el caso de que las firmas ubicadas en el Reino Unido pierdan el pasaporte comunitario que les permite comercializar sus productos en el resto de la UE”, apuntan los autores del informe.

El sector financiero sería precisamente uno de los más afectados en caso de Brexit, lo que explica que Malta, Luxemburgo, Chipre y Suiza sean los países más vulnerables después de Irlanda. En el caso de Suiza, además, los analistas de S&P Global Ratings destacan las posibles presiones alcistas que podría sufrir el franco suizo por su condición de divisa refugio y que se sumarían al 5,8% de apreciación real acumulada desde que el SNB abandonase su tipo de cambio fijo con respecto al euro en enero del año pasado.

En el caso de España, que ocupa la octava posición del ranking, el impacto se centraría principalmente en el sector bancario y en el de las telecomunicaciones, dada la fuerte presencia de empresas españolas en el mercado británico. El turismo también podría verse gravemente afectado. “Pese a mantener una elevada cuota de mercado en el mercado de servicios británico, sobre todo en el sector turístico, las exportaciones de bienes y servicios españoles al Reino Unido solo representan el 2,7% del PIB que, aunque es bastante para una economía tan grande, apenas supera la mediana de las veinte economías incluidas en nuestro informe”.

“En cuanto a los flujos migratorios entre los dos países, si bien son elevados en términos absolutos, en términos relativos representan menos del 1%, muy por detrás de los de Irlanda (17,2%), Chipre (8,5%), Malta (7,5%) o los países bálticos”, concluyen.

Noticias relacionadas

Lo más leído