Tags: Latam |

Brasil: ¿Efecto ‘Modi’ o decepción? Managers internacionales analizan el impacto de las elecciones


Otro país que afronta unas elecciones clave para su devenir económico en 2014. Después de India o Turquía, el próximo 26 de octubre los brasileños decidirán quién quieren que sea presidente en la siguiente legislatura. La actual presidenta, Dilma Rousseff, se enfrenta a Aécio Neves en la segunda vuelta, después de que éste consiguiera más votos que Marina Silva. Rousseff, que se alzó con la victoria en la primera ronda con el 41,39% de las papeletas, parte con ventaja frente al 33,78% que consiguió Neves. Sin embargo, quien consiga movilizar el apoyo de los millones de personas que optaron por Silva, tendrá mucho ganado, y Silva ya ha anunciado que apuesta por el cambio con Neves.

Brasil es uno de los principales mercados emergentes del mundo. El mercado mira con atención hacia a la mayor economía de Latinoamérica para predecir la política económica que se adoptará a partir de noviembre. ¿Habrá efecto ‘Modi’ o decepción? Algunos managers internacionales lo analizan.

Impacto positivo

Desde Fidelity Worldwide Investment, Alex Duffy, co-gestor del FF Latin America Fund (registrado en la CCR y con inversión de las AFP), opina que las elecciones tendrán un impacto positivo en el mercado, sea cual sea el resultado. “Muy probablemente este ciclo electoral se convertirá en el catalizador necesario para iniciar las reformas estructurales que el país necesita e incrementar las inversiones en infraestructuras. Mientras tanto, y hasta que llegue la segunda vuelta el 26 de octubre, esperamos mucha volatilidad en el mercado”, expone.

Duffy confía en que Brasil pueda volver a ser un mercado emergente atractivo para invertir. “Su historia de desarrollo estructural a muy largo plazo continúa intacta, aunque a corto y medio plazo se ha de constatar que se implementan las reformas e inversiones necesarias”.

El devenir de Brasil influirá en la economía latinoamericana si se mira como un bloque por su enorme peso, pero no si el análisis se realiza país por país. Salvo Argentina por su volumen importador de productos brasileños, “el resto de la región no tiene una relación comercial significativa con Brasil”.

Aécio Neves podría significar un giro en el país

Bianca Taylor, analista senior de deuda soberana en Loomis, Sayles & Co (Natixis Global Asset Management), cree que una hipotética victoria de Aécio Neves podría significar un giro importante en el país. Taylor recuerda que Neves se encuentra en el mismo punto que Eduardo Campos antes de su fatídico accidente, pero con 10 puntos más en intención de voto. Además, el currículum del candidato a sustituir a Dilma Rousseff ayuda, ya que tenía un 92% de popularidad en su estado tras recortar los elevados salarios públicos, el suyo propio, y frenar la corrupción. “Mientras que Marina Silva no era el ‘Modi’ (Narendra Modi, primer ministro de India desde mayo) que los mercados querían, Aécio Neves sí lo es”.

Disciplina fiscal, política monetaria independiente…

“El mercado brasileño puede tener una reacción positiva si hay noticias, rumores o resultados de encuestas que indiquen que Aécio Neves gana las elecciones presidenciales”, asevera Daniel Isidori, gestor del Latin American Fund de Threadneedle. “Lo opuesto sucedería si estos mismos indicadores señalasen que Dilma Rousseff gana. Por lo tanto, esperamos un mercado volátil moviéndose al ritmo de noticias y rumores”, agrega.

Isidori arguye que Brasil necesita disciplina fiscal, una política monetaria independiente, menos intervención del Estado en la economía, menor corrupción y un sistema impositivo menos complicado, para recuperar el atractivo perdido para el inversionista internacional. Asimismo, recuerda que Aécio Neves es un político más experimentado que Marina Silva, y que si triunfa, “esperamos una recuperación para el año 2016. En caso de ganar Dilma Roussef, la recuperación sería más lenta. El mercado puede empezar a descontar un año 2015 adverso y empezar a mirar al 2016 como el año en que empiece la recuperación de la economía. Si es así, aparecerán oportunidades de inversión interesantes en aquellos sectores y empresas beneficiados por dicha recuperación”.

Controlar la inflación y recuperar credibilidad

Steve Drew, responsable de deuda corporativa emergente de Henderson Global Investors, considera que “Brasil necesita controlar la inflación y recuperar la credibilidad en los mercados”, indica. En este sentido, “sólo una victoria de Neves y el nombramiento de un banquero central respetado por el mercado darían a Brasil el respiro que necesita y el tiempo para llevar a cabo reformas muy necesarias para la economía”.

La lucha contra la inflación es clave para evitar la salida de capitales y fomentar aún más la inversión interna, explica. “El gasto en infraestructura, que es sólo el 2,5% del PIB, debe incrementarse en proyectos que ayudarán a que la economía fluya mejor, pero debe ser en proyectos que tengan un efecto multiplicador en la economía”, agrega. Asimismo, Drew considera que “el programa de bienestar social necesita ser remodelado, lo que será un acto de equilibro difícil de realizar”. 

Por otro lado, si Dilma Rosseff se alzara con la victoria el próximo 26 de octubre, “es poco probable que el mercado le diera mucho tiempo para hacer los cambios económicos necesarios”. En este caso, “habría una probable rebaja en el rating y perdería el grado de inversión, con salida de capitales e incluso una devaluación para ayudar a controlar los precios. Pero esto tendría que hacerse al mismo tiempo que las reformas que tanto se necesitan para tener el efecto deseado”.

El país necesita invertir

Desde Van Eck, firma que provee los ETF de la marca Market Vectors, David Semple, portfolio manager, argumenta que “el regreso de Rousseff es probable que conduzca a una menor inversión y a continuar con una historia de demanda interna débil combinada con una inflación alta y empeoramiento de la disciplina fiscal”. Por ello, si ocurriera lo contrario y la victoria electoral fuera para Neves, “sería muy favorable para el mercado al haber un mayor foco en tener una inflación baja y se reduciría la intervención gubernamental en la economía. Nos gustaría ver una reducción en las tasas reales”.

Gane quien gane, “el país necesita invertir. En muchas áreas de la economía la inversión ha sido sistemáticamente baja y la incertidumbre política ha provocado que las empresas pospongan inversiones”, comenta. Mientras se aclara el escenario, Semple recomienda historias de crecimiento estructural en áreas como la educación o los seguros.

Atractivo a largo plazo

En Deutsche Asset & Wealth Management, Luiz Ribeiro, porfolio manager, considera que Brasil “sigue siendo una historia positiva a largo plazo. Brasil es un mercado de más de 200 millones de personas, con población joven y una creciente clase media, y es un país rico en recursos naturales. A corto plazo hay retos que deben superarse, como la inflación, el bajo crecimiento, el deterioro de la política fiscal o el creciente déficit en cuenta corriente. Estos desafíos se pueden resolver con un equipo que aporte credibilidad y sea capaz de aplicar una política fiscal más restrictiva, una mejor política monetaria y dejar la devaluación de la moneda de una forma ordenada”.

Hasta que se celebren las elecciones, Ribeiro espera volatilidad en el mercado. Después, el resultado electoral marcará la política económica, que será muy diferente según el candidato que consiga imponerse. “El mercado cree que el actual gobierno es demasiado intervencionista y no tiene credibilidad suficiente para aplicar una mejora de las políticas fiscales y monetarias. La credibilidad va a ser muy importante para solucionar los desequilibrios económicos y dar lugar a un mayor crecimiento económico en el próximo año”. También, destaca que Neves llevaría a cabo una gestión más ortodoxa de las empresas públicas, parte importante del tejido empresarial.

Lo más leído