Brasil continúa ofreciendo valoraciones atractivas


La renta variable brasileña ha protagonizado una impresionante remontada tras las fuertes pérdidas experimentadas el año pasado. Sin embargo, desde BNY Mellon AM consideran que las valoraciones siguen siendo atractivas, con un PER a 12 meses situado en 12,6 frente a la media de 13,7 de los mercados emergentes. “La renta variable ha batido a otros mercados en lo que va de año, pero aún así continúa habiendo buenas compañías que cotizan con descuento” explica Alex Gorra, miembro del comité inversor de BNY Mellon ARX, boutique especializada en el mercado brasileño.

Sus sectores favoritos son el financiero, los relacionados con el consumo doméstico y las infraestructuras, que se verán potenciadas con la preparación de los Juegos Olímpicos de Río en 2016. No obstante, Gorra considera que “la importancia de este evento es más relevante en términos simbólicos que de crecimiento del PIB”. Por otra parte, el experto prevé que el descenso de los tipos de interés reales estimulará que los inversores y los fondos de pensiones locales inviertan en fondos de renta variable.

En la otra cara de la moneda, el gestor se muestra más escéptico respecto al potencial de los valores ligados a las materias primas, especialmente minería y petróleo, y las compañías exportadoras en dólares. En cuanto al sector inmobiliario cree que es atractivo desde el punto de vista macro, pero que podría resultar arriesgado desde la perspectiva del inversor.



Solidez macroeconómica

Alex Gorra destaca los sólidos fundamentales de la economía brasileña. Por un lado, la inflación se encuentra ahora bajo control tras retroceder hasta niveles del 4%, en línea con otros mercados emergentes. Además, la tasa de paro apenas ha aumentado con la crisis, situándose en el 8,1%, con datos a junio de 2009.

De esta forma, la renta real sigue creciendo a buen ritmo, lo que implica un mayor acceso al mercado de consumo por parte de las rentas más bajas y también un crecimiento potencial en los préstamos. “Los grupos financieros prevén una expansión del crédito del 20% en 2010”, comenta Gorra.

En términos de crecimiento económico, el experto de ARX prevé que el PIB brasileño se incrementará entre un 4% y un 5% este año, un ritmo que sólo se verá superado por el de China e India. Este crecimiento se verá impulsado principalmente por el consumo doméstico. Y es que el tópico de que Brasil depende de la buena marcha de las materias primas no se corresponde enteramente con la realidad. Según Gorra, las exportaciones representan únicamente un 10% del PIB. Por este motivo, el gestor asegura que para tener una exposición real a la economía brasileña no es recomendable vincularse al índice Bovespa, donde las commodities pesan un 55%.

Empresas