Tags: Renta Fija |

Bonos nórdicos de alto rendimiento: una alternativa rentable cuando los tipos de interés están deprimidos


TRIBUNA de Mikko Ripatti, gestor sénior de carteras en DNB Asset Management. Comentario patrocinado por DNB AM.

A causa de la política de tipos de interés bajos mantenida por los bancos centrales, los inversores en bonos encuentran dificultades para obtener rentabilidades que valgan la pena. Sin embargo, hay algunos nichos con posibilidades de rendimiento superior al promedio.

La búsqueda de rendimientos atractivos en refugios seguros está pareciendo cada vez más la cuadratura del círculo. Quien desee actualmente invertir en bonos, debería mirar más allá de lo habitual.

Los inversores podrían, por ejemplo, encontrar oportunidades, en las economías nórdicas, que en los últimos años han mantenido un crecimiento constante a la sombra de los mercados mundiales. Tienen la ventaja de que su estabilidad política y económica se combina con un déficit bajo. Noruega, por ejemplo, se sitúa en el tercer lugar de Europa en cuanto a renta per cápita, y en el cuarto del mundo.

Al mismo tiempo, en el país de los fiordos la deuda pública alcanza tan solo el 37% de su PIB. En comparación, Alemania tiene este importante indicador situado en más del 61%, mientras que la montaña de deuda italiana es hasta cuatro veces superior. Además, los países nórdicos como Noruega, Suecia o Finlandia disfrutan de un sistema social eficiente, una digitalización muy avanzada y una estructura empresarial ampliamente diversificada.

Un bastión inexpugnable

Gracias a su largo historial de industrias intensivas en capital, como los astilleros navales y el petróleo, Oslo ha conseguido convertirse en una plataforma de inversiones internacionales. Las operaciones se centran no solo en bonos de grado de inversión (IG) sino también en bonos de alto rendimiento. Estos últimos constituyen una clase de activos atractiva, y su mercado alcanza actualmente un volumen de 71.000 millones de euros. Si se tiene en cuenta que los bonos a tipo de interés variable (floating rate notes) suponen el 38 % de la cuota de los mercados nórdicos, esta clase de activos resulta especialmente interesante para los inversores que quieran evitar el riesgo de variación de tipos de interés. Junto al clásico sector de la energía, también están muy representados otros como la industria, las telecomunicaciones y la tecnología de la información o el inmobiliario.

Mientras que a finales del año pasado los mercados financieros temblaban, el segmento de bonos de alto rendimiento se mostraba como un bastión inexpugnable. Al tiempo que los índices europeos y estadounidenses se movían en terreno negativo, el mercado escandinavo se mostró más estable. A pesar del trasfondo de los problemas económicos a escala mundial, como el conflicto comercial entre EE.UU. y China o la disputa presupuestaria entre Italia y la UE, esta clase de activos mostró su robustez. Es indudable que estos conflictos afectaron también a los bonos de alto rendimiento nórdicos, pero las pérdidas de cotización se mantuvieron limitadas en comparación con los mercados de acciones.

Otra cualidad positiva es la siguiente: las empresas de los países nórdicos muestran, sobre todo si exceptuamos el sector de la energía, una baja probabilidad de impagos. Aunque los diferenciales de los bonos del sector nórdico de la energía han vuelto a estrecharse, los bonos de alto rendimiento nórdicos con calificación crediticia BB y B muestran diferenciales de 350 y 500 puntos básicos, respectivamente. Esto permite a los inversores recuperar rendimientos interesantes, en comparación con los bonos de alto rendimiento europeos y estadounidense. Con un rendimiento del 5,4% sobre el conjunto de la cartera, el perfil de riesgo y remuneración de esta clase de activos sigue resultando atractivo. 

Calificaciones crediticias convincentes

Junto al mercado de alto rendimiento escandinavo, también en el ámbito investment grade (grado de inversión) existe con los covered bonds noruegos un segmento atractivo, generalmente a tipos de interés variables. En el año 2018, este sector volvió a registrar un volumen de inversión históricamente elevado, lo cual nos parece un signo indudable de madurez de este mercado.

Las calificaciones oficiales AAA, otorgadas por las más importantes agencias de calificación, confirman nuestra valoración positiva. Entre los buenos deudores están las empresas que llevan activas mucho tiempo, y que lanzan con frecuencia emisiones de bonos al mercado. Son muy prometedores, junto con las clases de activos con el tipo de cambio asegurado respecto al euro, los bonos denominados en coronas noruegas, que permiten a los inversores aprovechar el potencial de revalorización de la divisa noruega y el nivel más elevado de los tipos de interés locales.


Fuentes:

65.000 millones de volumen del mercado, cuota del 38 % (floating rate notes), rendimiento del 5,8 %.
http://at.e-fundresearch.com/newscenter/170-dnb-asset-management-/artikel/34783-norwegische-hochzinsanleihen-als-fels-in-der-brandung-

Tema investment grade
http://at.e-fundresearch.com/newscenter/170-dnb-asset-management-/artikel/35254-nordische-maerkte-ruecken-ins-blickfeld-der-investoren

 

Profesionales
Empresas

Lo más leído