Bond of Stone, un bono financiero materializado en un bien inmueble belga


En un momento donde la búsqueda y obtención de máximas rentabilidades (o simplemente algo de rentabilidad) es la principal obsesión en la industria financiera, llamar la atención de los clientes con productos novedosos, únicos y que se diferencien de los tradicionales que ofrecen "sota, caballo y rey" es una carrera de fondo.

El cliente español necesita respuestas concretas sobre dónde invertir y de quién obtener una garantía. Este es el motivo que ha llevado a Optima a presentar algo que definen como concepto y no como producto, según reflejaba Antonio Suárez, director de Optima Financial Planners en una presentación para periodistas en el Club Allard de Madrid. "Bond of Stone es un modelo de inversión que viene de Bélgica, que aporta seguridad y una rentabilidad elevada y predecible", explica Suárez.

"Es un bono financiero materializado en un bien inmueble belga", añade. Por tanto, el cliente que apueste por Bond of Stone recogería rentabilidades por dos vías. Una, a través de rentas mensuales que proporciona el alquiler a un tercero de la vivienda de la que se es propietario y dos, en el largo plazo, se adquiriría la mayor plusvalía, momento para salirse del producto financiero o venta final del mismo.

Juan Sierra, director de Operaciones de la entidad belga, indica que el producto está gestionado por Optima en su totalidad y cree que es "un instrumento claro para ganar dinero".

¿Por qué invertir en el mercado inmobiliario en Bélgica?

Bélgica es un país estable, sin aparente especulación en materia inmobiliaria, tranquilo y seguro y con tasas de ahorro elevadas. Además, la legislación protege tanto al inversor nacional como al extranjero. "No existe riesgo país ni riesgo divisa y no hay burbuja", subraya Sierra.

Hay que tener en cuenta que Bond of Stone está pensado para que los resultados se vean a largo plazo, es decir, a los 8-10  años de haber realizado la inversión inicial. La posible salida de esta inversión antes de los cinco años estaría penalizada por la Hacienda belga en un 16,5%, según explicaba el director de Operaciones de la entidad en España.

Invertir en este producto significa invertir en obra nueva de Bruselas y Bélgica, en zonas prime, en lo que se conoce como "barrio europeo", donde existe una necesidad de inmueble por las áreas de oficinas y sedes gubernamentales como la OTAN, el Parlamento Europeo o los tribunales de justicia. "La localización es fundamental", señalaron desde Optima.

La inversión mínima inicial se estima en los 180.000 euros y como apuntaba Sierra, "la media de las rentabilidades mínimas por año están entre el 6% y el 7%, cuando la media de lo que se ofrece en España está en torno al 3%".

Optima Global Estate

Optima realiza una gestión 360º y se encarga de la selección y coordinación global. El cliente está protegido por un departamento jurídico que soluciona las posibles contingencias que puedan surgir durante la inversión.

Desde Optima aseguran que ya han acordado con más de 50 clientes españoles la inversión en Bond of Stone. El perfil son aquellas personas con edad superior a 50 años que lo adquieren como producto de plan de pensiones para afrontar su jubilación con unas garantías.

Noticias relacionadas

Lo más leído