Bolsa alemana y deuda corporativa con grado de inversión, apuestas de Pictet AM a tres meses vista


La refinanciación a largo plazo del BCE supone una relajación cuantitativa implícita que, unido a adicionales recortes de los tipos de interés y previsibles medidas de apoyo de liquidez en febrero, “pueden sostener la recuperación de los activos de riesgo”, asegura Oliver Ginguené, estratega jefe de Pictet Asset Management, quien en este entorno considera apropiado sobreponderar renta variable europea, sobre todo en lo que respecta a Bolsa alemana, así como deuda empresarial con grado de inversión.

 

El rally bursátil ha impulsado los precios de las acciones de mercados desarrollados un 15% desde septiembre tras haber asistido los inversores a una mejora en los datos macro de Estados Unidos y China, países que podrían aportar la mitad del crecimiento a una economía mundial que, según las previsiones que Ginguené expone en el Barómetro de la gestora correspondiente al mes de febrero, crecerá a un ritmo del 3,1% este año, pese a que en la contracción en la Eurozona alcanzará el 0,3%.

 

En este sentido, la producción en la Eurozona continúa en niveles de recesión, “aunque nuestro índice adelantado de actividad indicó una mejora considerable en diciembre, pues el mayor crecimiento en EEUU y Asia han impulsado las exportaciones alemanas”, señala el experto. “De hecho, el pesimismo ha llevado a la renta variable alemana a niveles por debajo de los mínimos de 2008-09, una situación que abre oportunidades en esta clase de activos a medida que el mercado bancario empiece a recuperarse y los temores se vayan disipando”, indica.

 

Por su parte, “los mercados de renta fija han desatendido las rebajas de calificación crediticia de la deuda de países europeos, excepto la indexada a la inflación, que ha convenido reducir, principalmente porque la calificación A- de Italia está justo encima del mínimo para inclusión en el índice”, reconoce Ginguené. “La atención se ha centrado en las subastas relativamente exitosas de los países más débiles de la Eurozona”.

 

En su opinión, la refinanciación a largo plazo de la autoridad monetaria europea aumenta el atractivo de la deuda empresarial con grado de inversión y de alta rentabilidad, cuyos emisores han ampliado vencimientos, de manera que los impagos pueden aumentar respecto a mínimos, pero siempre con la premisa de que se quedará por debajo de la media durante un período prolongado de tiempo. “La iniciativa del BCE también puede prestar apoyo al euro”, afirma.

 

Mejora el sentimiento en Estados Unidos
La recuperación del consumo en Estados Unidos ha ido acompañada de un descenso de la tasa de ahorro de los hogares, “que pueden seguir reduciendo endeudamiento y aumentando gasto si su renta crece al 4% en el año y se mantiene el compromiso de la Reserva Federal de tipos de interés ultra-bajos hasta finales de 2014”. A esto hay que añadir una mejora del sentimiento respecto al sector inmobiliario y constructor, que podría incluso contribuir moderadamente al crecimiento, apunta el estratega jefe de Pictet AM.

 

Al mismo tiempo, los directivos mantienen perspectivas cautelosas de beneficios al haberse visto afectadas las exportaciones por lo que supone un euro más débil. “Las empresas americanas no se han mostrado dispuestas a usar sus elevadas reservas de liquidez para acelerar inversiones, aunque los dividendos crecieron un 11% en 2011 en el S&P 500, con previsibles aumentos este año desde niveles de distribución relativamente bajos”, afirma Ginguené.

 

El aterrizaje chino será suave
Según el experto, la creciente convicción que se ha instalado en el mercado de que China logrará un aterrizaje económico suave ha impulsado el apetito global por el riesgo. “La menor inflación ha relajado la política crediticia, con aumento de préstamos bancarios para pymes, mientras que la relajación de las políticas monetarias será gradual, dado que las autoridades querrán el control sobre préstamos bancarios, de manera que la actividad seguirá desacelerándose el primer semestre de 2012, con más debilidad en el sector inmobiliario”, afirma.

 

Pese al menor crecimiento que registrarán países como China, Ginguené cree que “la renta variable emergente parece relativamente barata tanto en la relación precio/beneficios como en la de precio/valor contable, muy por debajo de medias a largo plazo y cerca de niveles que, en ocasiones pasadas, han servido para reavivar el apetito por el riesgo”.

 

Las previsiones de beneficios para 2012 continúan moviéndose en torno al 10%, un nivel realista si el crecimiento económico es del 6% y la inflación se sitúa en el 4%. Uno de los países que –a juicio del experto de Pictet AM- ofrece más valor es Rusia, sobre todo después de que la celebración de las elecciones haya despejado la incertidumbre política. Otro de los mercados en los que ve atractivo es India, donde la mejora de los indicadores macro eleva el interés por el sector financiero, concluye.
 

Empresas

Lo más leído