Bodas de Plata de una marca consolidada


Corría el año 1985 y la primera Directiva UCITS marcaba un hito en el mercado europeo de servicios financieros. Desde entonces, la marca UCITS se ha ido fortaleciendo paulatinamente, siendo hoy un referente a nivel global en la industria de los fondos de inversión.

Hace exactamente un cuarto de siglo, en abril de 1988, el mismo año en el que la Directiva UCITS se transponía en Luxemburgo, allí nacía el primer fondo con etiqueta UCITS. Se trataba de un producto regulado y diseñado para inversores minoristas que les permitía acceso a los mercados financieros con garantía de seguridad, liquidez, transparencia, diversificación de la cartera y sujeción a un estandarizado proceso de gestión de riesgos garantía de manejo y control del riesgo total de la cartera.

Aunque durante todo este período, hemos sido testigos de numerosas modificaciones de la norma y de cómo el marco regulatorio de las UCITS se ha visto en la necesidad de adaptarse al escenario cambiante de los mercados financieros, los fuertes cimientos que en sus inicios sustentaron la creación de la marca UCITS siguen presentes. Así, la sólida base sobre la que se erige la marca y el beneficio que supone la consabida economía de escala derivada de la optimización de los recursos ha permitido su consolidación en el tiempo. Prueba de ello es su expansión, presente ya en más de 70 países, traspasando las fronteras del mercado europeo y habiendo llegado, con fuerza para quedarse, a regiones como la asiática o la latinoamericana, donde el estándar de calidad de las UCITS es un claro competidor del producto doméstico.

Veinticinco años después, profesionales e inversores seguimos confiando en la marca UCITS. En condiciones de alta volatilidad en los mercados, estos productos han demostrado ser una opción rentable, segura, con una regulación armonizada y que vela por la protección del inversor, tan dañada durante la última década.

Llegar a las bodas de plata significa que el amor ha vencido a los problemas. También significa solidez, fidelidad, protección, confianza … Celebramos las bodas de plata de una marca consolidada que ha sabido adaptarse a las vicisitudes de la industria financiera y que continúa en proceso de cambio. Marca que ha sabido capear la crisis, defender su valía y también salir reforzada de las situaciones a las que se ha venido enfrentando en los últimos tiempos. La solidez de la marca UCITS, fiel a sus principios de liquidez, diversificación del riesgo y transparencia, sigue siendo sinónimo de garantía de protección que se traduce en la confianza de los inversores que siguen apostando por el producto a nivel global.

Dicen los expertos que contraer matrimonio es muy sencillo, que lo complicado es celebrar las bodas de plata y mucho más aún las de oro. Sigamos fomentando y fortaleciendo la industria de los fondos de inversión. Vamos por el buen camino. El primer 25 aniversario ya está cumplido y el segundo, como quien dice, está a la vuelta de la esquina.

Noticias relacionadas

Lo más leído