Bob Doll acertó en la mayoría de sus previsiones para 2010


Bob Doll, estratega jefe de renta variable de BlackRock, no logró acertar en todas las previsiones que hizo para el año 2010, pero la gran mayoría de ellas estuvo bien encaminada. Entre las que tuvo más éxito figuran las perspectivas de crecimiento del PIB de EEUU y las bolsas del país, la subida de los beneficios empresariales, la evolución de su mercado laboral o la actividad de fusiones y adquisiciones, y en las que fue menos afortunado destaca su posición a la hora de prever la evolución alcista de los tipos de interés o el mantenimiento del control político por parte de los demócratas en EEUU.

1. La primera previsión fue sobre el crecimiento de la economía estadounidense, que aseguró se situaría entorno al 3% en 2010, superando el de los países del G-7. Aunque los números de crecimiento del último trimestre del año aún no está disponible, los economistas están revisando sus perspectivas al alza, y parece que el PIB habrá crecido en los últimos tres meses alrededor del 3%. Además, parece que el crecimiento para todo el año debería superar la barrera del 3%. Con respecto a otros países, con excepción de Canadá, ninguno ha superado ese nivel y su crecimiento ha sido menor al de EEUU.

2. La segunda consistió en prever que el crecimiento del empleo en EEUU se volvería positivo a principios de 2010, si bien la ratio de desempleo seguiría siendo alta. Según BlackRock, habría sido casi imposible haber hecho una mejor previsión, porque describe exactamente lo que pasó en el mercado laboral el año pasado, cuando el crecimiento del empleo se volvió positivo a finales del primer trimestre del año, si bien esas alzas no bastaron para reducir la ratio de paro.

3. Bob Doll afirmaba hace doce meses que los beneficios de las compañías crecerían de forma significativa pese a un mediocre crecimiento económico. “Cuando hicimos esta predicción, nos basábamos en que la mejora de beneficios superaría las mejoras en la economía general, y es exactamente lo que pasó. Las empresas en conjunto hicieron un trabajo excelente a la hora de generar ganancias el año pasado, pese a la carencia de soporte económico”, comentan en la gestora.

4. La inflación seguiría sin ser un problema en el mundo desarrollado. Mientras se dan preocupaciones inflacionistas en el mundo en desarrollo, las presiones deflacionistas persistieron el año pasado. La entidad cree que en los próximos años la inflación podría ser un problema dados los altos déficits y algunos de los problemas estructurales que afronta EEUU, pero que en un escenario como el actual no lo será en un futuro cercano.

5. En su quinta previsión, Doll preveía que los tipos de interés subirían en todos los puntos de la curva del Tesoro, incluyendo los de la Fed. Una predicción incorrecta a final del año. “Algunos dirán que no nos equivocamos del todo pues los tipos han empezado a subir con fuerza en las últimas semanas”, comentan en BlackRock. Pero para el año en su conjunto las preocupaciones sobre el crédito, las medidas de relajación cuantitativa y los problemas de deflación empujaron la curva hacia abajo. Con respecto a los tipos de la Fed, probablemente seguirán bajos durante un tiempo, según Bob Doll, que no tiene expectativas de que la Reserva Federal los suba en ningún momento de los próximos meses.

6. Bob Doll también predijo que las bolsas de EEUU batirían al mercado monetario y a los bonos del Tesoro, además de a la mayoría de los mercados del mundo desarrollado. Con retornos del 10%, la renta variable del país ha batido a productos monetarios y a bonos del Tesoro en 2010, y con pocas excepciones, a otras bolsas occidentales.

7. Los mercados emergentes ofrecerían mayor rentabilidad en la media en que sus economías crecerían significativamente más rápido que las regiones desarrolladas. La séptima previsión de Bob Doll también se ha cumplido: el crecimiento ha sido mucho más fuerte en el mundo en desarrollo y en general sus mercados lo han hecho mejor. Sin embargo, el grado de rentabilidad fue menor de lo esperado.

8. Su octava previsión era que los sectores de salud, tecnología de la información y telecomunicaciones batirían a firmas financieras, utilities y de materiales. Una predicción correcta a pocas semanas para terminar 2010, si bien la rentabilidad fue sólo ligeramente superior.

9. El fuerte cash flow y el lento crecimiento llevarían a un incremento en la actividad de fusiones y adquisiciones. Efectivamente, el cash flow y la saludable contabilidad de las firmas permitieron que éstas pusieran su liquidez a trabajar en este tipo de actividades, así como en el incremento de dividendos y de programas de recompra de acciones.

10. Los republicanos lograrían significativos avances en la Casa Blanca y el Senado, pero los demócratas seguirían controlando en firme el Congreso. La primera parte de la sentencia fue correcta, pero la segunda errónea, pues los republicanos ganaron la mayoría en la Casa de Representantes.

 

Empresas

Noticias relacionadas