Tags: Banca privada |

BNY Mellon S&P 500 Index Tracker, por el país y la divisa


Victor Alvargonzález, consejero delegado de Profim, considera que el país idóneo para invertir es Estados Unidos ("a la hora de invertir se puede descartar un país que viva de alicatar hasta el techo sus costas, pero no se puede descartar al país de Google, Apple o Microsoft") y que el dólar está recuperando terreno por lo que hoy propone el BNY Mellon S&P 500 Index Tracker.

Victor Alvargonzález

Son muchos los posibles destinos para el dinero de aquellos inversores que piensen que el modelo de crecimiento español, basado en cemento y ladrillo, está agotado. EE.UU. es sin duda uno de ellos. Una economía dinámica que sufre como ninguna las crisis, pero que se regenera igual de rápido por tener una estructura laboral y empresarial muy dinámica. A la hora de invertir se puede descartar un país que viva de alicatar hasta el techo sus costas, pero no se puede descartar al país de Google, Apple o Microsoft, y menos si, como parece, la economía global ha salido de la recesión. Incluso aunque la recuperación sea sólo moderada. Pero invertir en EE.UU. puede tener otro aliciente: el dólar. Hasta ahora nunca nos hemos atrevido a recomendar enfrentarse al todopoderoso Euro (poderoso por la tendencia del Sr. Trichet a subir tipos, no por la fortaleza económica de la eurozona), pero la marea puede estar cambiando. El mercado se ha dado cuenta de que el euro no es sólo Alemania o Francia, sino que también es España o Grecia, y esta vuelta a la Europa de dos velocidades podría cambiar la tendencia euro/dólar a medio plazo al situar al euro en una valoración más real, que incluya la nueva situación de una parte importante de los países que lo conforman. Así que hemos seleccionado un fondo, BNY Mellon S&P 500 Index Tracker, que cumple una premisa muy clara: si EE.UU. es el mercado y el dólar es la divisa, este fondo seguirá la evolución de ambos. No habrá sorpresas porque, excepcionalmente, en esta ocasión hemos elegido un fondo indiciado, es decir, que replica lo que haga el índice de referencia: el SP500 (denominado en dólares). La otra ventaja de este producto son las comisiones. Obviamente, al realizar una gestión pasiva, la comisión de gestión de un fondo indiciado es más baja que la de un producto de gestión activa, y éste es uno de los más baratos dentro de los de su clase que se comercializan en España. Finalmente, comentar que hemos elegido un fondo tradicional en lugar de un ETF (fondo cotizado) por motivos fiscales. El ETF aflorará automáticamente plusvalías cuando se deshaga la posición. El fondo puede traspasarse a otro fondo sin generar impacto fiscal (en personas físicas).

Empresas

Lo más leído