Tags: Latam |

BNY Mellon: los países más fuertes de Europa superarán la recesión este año


“Algunos observadores temen una recesión en toda regla de proporciones globales, pero nosotros creemos que el efecto beneficioso de la caída del precio de la energía y de la relajación monetaria apuntan más a una ralentización del crecimiento global en la mayor parte del mundo salvo en el sur de Europa”, señala Hoey en su más reciente informe económico.

Los países más débiles de la Eurozona se enfrentan a problemas fundamentales con su competitividad erosionada y un endeudamiento excesivo, detalla el informe, por lo que su principal tarea será trabajar en su solvencia y credibilidad financiera, minorando sus costes de financiación. Hoey apunta que deben revisarse y renegociarse tanto el balance de contribuciones y responsabilidades sociales en el conjunto de la Eurozona como a nivel interno en varios países del sur.

En este informe Hoey realiza un paralelismo entre la situación actual en Europa y la renegociación de la deuda de las excolonias americanas en 1784 realizado por Alexander Hamilton, fundador del Banco de Nueva York en 1784. Hamilton negoció un compromiso que consiguió reestructurar con éxito las endeudadas economías de las excolonias británicas tras la Guerra de la Independencia. La negociación se llevó a cabo en 1790 en una histórica cena entre Hamilton, Thomas Jefferson y James Madison, ambos en representación del potente estado de Virginia, cuyas cuentas públicas estaban saneadas, convirtiendo a Virginia en la “Alemania de aquella época”.

“Las actuales propuestas europeas sobre un fondo de rescate para gestionar el excesivo endeudamiento de algunos países tienen algunas similitudes con el exitoso esfuerzo llevado a cabo por Alexander Hamilton en 1790, hace 222 años”, concluye Hoey. “Este fondo de rescate no representaría la solución para los problemas de la Eurozona en el corto plazo aunque, si se consigue renegociar el compromiso social de contribuciones y responsabilidades entre los miembros, ganaría credibilidad financiera”.