BNP Paribas IP: "El crecimiento en China volverá a acelerase a finales de año"


China no sufrirá aterrizaje duro o una fuerte desaceleración del crecimiento económico. Simplemente, está atravesando una moderación. Además, el Gobierno está siendo muy activo y las medidas que está implementando surtirán efecto a medio plazo, de forma que el “crecimiento podría empezar a acelerarse de nuevo antes de que termine el año”. Así lo cree Simon Godfrey, especialista de producto de renta variable emergente de BNP Paribas Investment Partners.

Desde la perspectiva que supone trabajar en Hong Kong, reconoce que hay grandes compañías, con gran peso en los índices, más sensibles al ciclo económico y que afrontan una caída en los beneficios, pero asegura que hay otras firmas, como las tecnológicas ligadas al negocio de Internet, menos vulnerables y que se benefician de tendencias periódicas. De ahí que en la gestora, que en Asia cuenta con seis equipos centrados en el activo, adopten una perspectiva temática a la hora de invertir en renta variable que les permite identificar buenas compañías y menos ligadas a dichos ciclos.

Entre ellos, están los valores que pagan altos dividendos, que en los últimos años han batido a los demás y que ofrecen, en muchos casos, mayor rentabilidad que la deuda soberana de sus respectivos países. De hecho, la ratio de retribución al accionista en el continente fue del 34,9% el año pasado, por encima del 31% de EE. UU., aunque por debajo del 49% europeo.

La importancia del precio del petróleo para algunas compañías es algo que también aprovechan temáticamente en las carteras, así como el crecimiento de la demanda interior en los mercados asiáticos, la existencia de oligopolios y situaciones de baja competencia en algunos sectores y países o las tendencias demográficas.

Por último, están las firmas exportadoras, en evolución para reducir su dependencia de EE. UU. o Europa. El Viejo Continente es aún el mayor mercado para Asia, por lo que los gestores reconocen la importancia de vigilar el impacto de la crisis en la caída de las exportaciones. Con todo, Godfrey asegura que están trabajando para reducir su dependencia de este negocio frente al desarrollo del mercado interno, lo que permite que en Asia haya realmente un desacople, en cuanto que la sensibilidad del crecimiento de la región al crecimiento de EE. UU. y Europa ha bajado considerablemente.

El experto también vigila la exposición de estos países al mercado chino y el impacto de la desaceleración y dice que, aunque algunos mercados del sudeste asiático son vulnerables, están haciendo grandes esfuerzos por desarrollar sus economías domésticas.

Un buen momento

En resumen, esta capacidad de desacoplarse de las economías desarrolladas, junto a los buenos fundamentales de las compañías asiáticas, sus atractivas valoraciones (especialmente en sectores como el financiero, inmobiliario o industrial) y el cambio de perspectiva de los bancos centrales (que pasarán de una política restrictiva ante el peligro inflacionista a una expansiva) son factores por los que Godfrey considera que es un buen momento para invertir en renta variable asiática.

Por países, apuesta por los del sudeste asiático, es positivo sobre el potencial de crecimiento en la India, y asume más cautela en Japón y Corea. Philippines Long Distance Telecom y el banco indonesio Bank Mandiri son algunas de las apuestas del equipo, que trata de evitar sectores con exceso de capacidad, como el de las energías renovables, el del acero o el naval.

Noticias relacionadas