BlackRock: los valores defensivos ya no protegen a los inversores conservadores


¿Por qué está en máximos la bolsa estadounidense? Parte de la explicación de este comportamiento parece estar en la insaciable búsqueda de rentabilidad por parte de los inversores, lo cual les ha empujado a asumir más riesgo. Esto se habría percibido en la favorable evolución mostrada por las compañías defensivas, especialmente a partir de abril. Pero, ¿qué daños colaterales puede tener este comportamiento sobre los valores más defensivos? Según Russ Koesterich, estratega jefe global de BlackRock, la búsqueda de valores que ofrezcan mayor resistencia a las condiciones económicas adversas y que además puedan generar una renta vía dividendo para los inversores ha encarecido mucho esta clase de valores, llevando al inversor a “pagar de más y exponerse a riesgos ocultos”.

Para Koesterich, se está obviando el extraordinario efecto positivo que está teniendo sobre el mercado estadounidense que los tipos se hayan mantenido bajos de forma estable. Quienes sí lo han apreciado, en cambio, han sido precisamente esta clase de valores considerados defensivos, que se han apreciado considerablemente y ahora parecen sobrevalorados, bajo su punto de vista. El representante de BlackRock pone como ejemplo de este fenómento a los REITS: el índice que mide el comportamiento de estos vehículos (el Dow Jones Select REIT Index) sube en torno a un 20% en el año, casi dos veces la rentabilidad del S&P 500 en el año. “Vemos un apetito similar por las rentas en otros sectores orientados a retribuciones del mercado de valores, notablemente eléctricas y compañías de consumo básico”, añade el estratega.

Ahora bien, ¿cuáles son los riesgos ocultos a los que se refiere Koesterich? Éste afirma que “todos los sectores defensivos presentan valoraciones agresivas y llevan consigo duración escondida, o sensibilidad a los tipos de interés. Si los tipos suben, incluso de forma modesta, en 2015 –como esperamos que sea-, es probable que estos sectores generen rentabilidades pobres, al ser sus valoraciones particularmente sensibles a las subidas de tipos”. El consejo del estratega para sortear este peligro consiste en centrarse en buscar rentabilidad en otras partes del mercado, como por ejemplo en deuda high yield y en valores bursátiles más sensibles al ciclo, “que podrían estar preparados para beneficiarse de una economía en proceso de mejora”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído