BlackRock lanza dos nuevos fondos de deuda emergente


BlackRock ha lanzado dos nuevos fondos de deuda emergente dirigidos a inversores europeos. Se trata del BGF Emerging Market Corporate Bond Fund y del BGF Emerging Market Investment-Grade Bond Fund, dos productos que complementan la actual cartera de productos de renta fija emergente de la gestora estadounidense (el BGF Emerging Markets Bond Fund y el BGF Emerging Markets Local Currency Bond Fund) y que se lanzan tras la incorporación el año pasado de un nuevo equipo de deuda emergente.

El BGF Emerging Market Corporate Bond Fund, gestionado conjuntamente por Trigo-Paz, Chris Kelly y Jane Yu, ofrecerá una cartera especializada que invertirá al menos el 70% de sus activos totales en deuda corporativa emergente denominada en dólares estadounidenses, incluidos bonos emitidos por entidades públicas, además de deuda corporativa de alta calidad crediticia y bonos de alto rendimiento. El fondo está dirigido a inversores que deseen aprovechar el continuo crecimiento de las economías emergentes y los mercados de deuda corporativa, así como beneficiarse de los altos rendimientos que proporcionan los bonos corporativos de esta región con respecto a otros mercados de deuda privada.

Por otro lado, el BGF Emerging Market Investment-Grade Bond Fund, gestionado conjuntamente por Trigo-Paz, Chris Kelly y Raphael Marechal, invertirá al menos el 70% de sus activos totales en valores de renta fija de alta calificación crediticia, con una calificación mínima de BBB-/Baa3 emitidos por o en países emergentes. Además de maximizar la rentabilidad total, el fondo tratará de batir a su índice de referencia en aproximadamente 175 puntos básicos bruto de comisiones. El fondo está dirigido a inversores que deseen beneficiarse de oportunidades de crecimiento e ingresos de forma diversificada, limitando al mismo tiempo el impacto de los titulares adversos en los mercados de alto rendimiento. Invierte en deuda en divisa local, divisas, deuda pública ‘hard currency’ y deuda corporativa.

Según explican los expertos de la entidad, en los últimos años, los inversores de los países desarrollados han ido transfiriendo gradualmente sus inversiones desde los mercados tradicionales de renta fija a los mercados de deuda emergente. Esto les ha permitido aprovechar las ventajas —tanto numéricas como geográficas— que ofrece la diversificación en un mercado en expansión.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído