BlackRock asegura que es el momento de apostar por la renta variable europea


“Para un inversor con vocación de largo plazo, éste es el momento de entrar en bolsa europea”. Esta es la principal conclusión a la que llega el equipo de renta variable europea de BlackRock en su primer barómetro del año correspondiente al periodo comprendido entre enero y marzo, informe en el que la gestora asegura que, pese a la elevada volatilidad que previsiblemente marcará a esta clase de activos en el corto plazo, “los inversores preparados para tolerar estas bruscas oscilaciones pueden encontrar en este mercado grandes oportunidades”.

 

Según Nigel Bolton, responsable del equipo, varios son los factores que elevan el atractivo de este mercado. Entre ellas, este experto destaca unos beneficios empresariales que, en su opinión, no bajarán más del 5%, frente a las estimaciones que mayoritariamente prevén los analistas, que fijan el rango de caída entre el 10% y el 15%. “No conviene olvidar que el 50% de los beneficios de las compañías europeas provienen de la Eurozona y que, a su vez, la prevista devaluación de la divisa podría servir de apoyo a sus empresas, mientras que tendría un impacto no tan positivo en las norteamericanas”, afirma.

 

Otra razón de peso que, según Bolton, eleva el interés por la bolsa europea son las atractivas valoraciones. En este sentido, el gestor considera que, si bien éstas por sí solas no son razón suficiente para sostener el precio de un acción a corto plazo, sí puede ofrecer oportunidades muy interesantes a largo. A su juicio, “Europa goza actualmente de las valoraciones más baratas de las economías desarrolladas como consecuencia del impacto que está teniendo sobre las cotizaciones la crisis de deuda pública, una circunstancia que ofrece un buen punto de entrada para los inversores con vocación de permanencia”.

 

De acuerdo con la tesis defendida por este experto, los bajos precios a los que cotiza este mercado, unido a la operación huida registrada el año pasado en el mercado de renta variable emergente, ha hecho que muchos inversores hayan vuelto a trasvasar el capital a Europa, lo que explica el mejor comportamiento mostrado el año pasado por la bolsa europea en comparación con la de los emergentes, donde los inversores están sobreponderados desde 2010, indica Bolton. “Una vuelta definitiva a Europa dependerá de las decisiones que adopten los líderes de la UE para salir de la crisis”.

 

En este sentido, la situación económica seguirá muy vinculada a las agendas políticas y a las acciones que adopten tanto el BCE como los líderes políticos de la UE. En este punto, el gestor augura que, aunque la economía europea pueda verse deteriorada en el primer semestre del año, “no creemos que esto vaya a sorprender a los inversores, que ya han descontado esta posibilidad adoptando posturas más defensivas”. En cambio, los mercados sí podrían verse sorprendidos favorablemente por un crecimiento mundial más fuerte de lo previsto.

 

“Aunque es probable que en los próximos meses siga habiendo volatilidad mientras continúe el debate alrededor de una mayor unión fiscal en la Eurozona, si los políticos mantienen su determinación en encontrar una solución a los problemas del continente, 2012 puede ser el año en que los riesgos asociados a la UE se reduzcan considerablemente”, concluye Bolton. Puede conocer el barómetro de BlackRock correspondiente al primer trimestre del año descargándose el siguiente archivo:
 

Empresas

Lo más leído