BICE Inversiones sitúa al IPSA en 4.325 puntos al terminar el año, un 17% por encima del nivel actual


El mal ejercicio que protagonizó la renta variable chilena no tendrá continuidad en 2014, según las perspectivas de BICE Inversiones. El equipo de estudios de la administradora prevé que el IPSA, índice bursátil de referencia de la Bolsa de Santiago, cierre el año en 4.325 puntos. Al menos, “dado el nivel actual de tasas de interés, premio por riesgo y coyuntura operacional, vemos un target potencial a fines de año cercano” a ese nivel, aseguran en su informe de asset allocation para este ejercicio.

Más allá de esta estimación bottom up, el análisis financiero global del IPSA por parte de BICE Inversiones sitúa en un escenario optimista al índice en los 4.668 puntos al finalizar el año, lo que implicaría un retorno del 25%. Mientras que ante una situación más pesimista, “sin expansión de múltiplos”, el crecimiento de utilidades estaría en torno al 10%. El IPSA alcanzaría en este caso el nivel de 3.982. “En nuestro escenario central estamos asumiendo una ponderación al 50% de ambos escenarios lo cual entregaría un target de 4.325, con un upside potencial de 19,5%”, añade.

No obstante, si se agranda el riesgo político o se produce una desaceleración en el conjunto de economías emergentes, la evolución de la bolsa chilena estaría más cerca de la previsión más pesimista, aunque “creemos que este será probablemente el escenario vigente en el mercado al menos en el primer semestre mientras no se definan estas variables clave”.

Asimismo, BICE Inversiones espera que, “dado el bajo nivel de rentabilidad operacional y de valoraciones con que partimos”, el segundo semestre sea mejor que el primero. “Coincidimos con el consenso que la bolsa podría ir de menos a más con un desempeño volátil en los próximos meses, pero tenemos una visión algo más optimista para el mediano plazo”.

Desagregando el IPSA, la administradora prevé que el mayor dinamismo se registre en los sectores de retail, salud y consumo. En el otro lado de la balanza estarían los sectores industrial, materias primas y tecnologías de la información. En cuanto a las empresas cotizadas, en BICE Inversiones se muestran más favorables a una mejor evolución de grandes compañías como LAN, Cencosud o Cruz Blanca frente a un desempeño previsto más débil en los casos de Soquimich, SK y Sonda.

Este análisis del equipo de research de la entidad, más optimista que el consenso del mercado tras un año para olvidar en renta variable chilena, se debe a que opina que “estamos en un escenario razonable para invertir en renta variable local”. Esto se debe a unas valoraciones atractivas tanto en bolsa / libro como en utilidad sobre el patrimonio contable (roe); un nivel de rentabilidad operacional bajo el promedio; retorno por dividendos de la bolsa cerca del 3%; a que los cambios regulatorios o fiscales esperados ya están incorporados en las valoraciones; debería revertirse el cambio de tendencia de salida de flujos; y que el cambio de tendencia en los resultados corporativos que debería consolidarse.

Este escenario de predicciones se produce tras un 2013 en el que la estimación de BICE Inversiones es que el crecimiento de Chile ha sido del 4%. Para 2014 espera una expansión del PIB de medio punto superior a la del pasado año, gracias a la mejora en la demanda externa y la depreciación que prevén para el peso cuyo tipo de cambio con la divisa estadounidense alcanzaría las 565 unidades por cada dólar. En el análisis macroeconómico de BICE Inversiones para este ejercicio que acaba de asomar, la inflación alcanzaría un 2,9% para el conjunto del año y la Tasa de Política Monetaria (TPM) se reduciría hasta el 4,25% antes de junio.