Belgravia: “renta variable antes que renta fija, y europea antes que americana”


Renta variable antes que renta fija, y europea antes que americana. Así se resume la visión de Carlos Cerezo, fundador y principal gestor de Belgravia Capital, que se muestra positivo para 2014 en bolsa. “Esperamos que continúe la tendencia del año 2013”, en donde siga subiendo la tasa libre de riesgo – medida por bonos soberanos de alta calidad como los alemanes o americanos – a la vez que desciende la prima de riesgo, pero con el incremento de la primera excediendo la reducción de la segunda en la renta fija. 

Por el contrario, el efecto neto sería positivo para la renta variable ya que para este activo se espera que la reducción de la prima de riesgo sea superior a la subida de la tasa libre de riesgo. 

Es mayor el potencial que tiene la renta variable europea frente a la americana. Esto se explica en que la prima de riesgo asociada a este activo es superior a la que tiene Estados Unidos, que la diferencia entre los tipos de interés del bono alemán y el americano es de casi 100 puntos básicos, y a que el margen de recuperación de beneficios de las compañías de Europa es más alto: “están un 35% por debajo de los máximos de 2007-2008”, comenta Cerezo.  

No solo las compañías financieras, si no que “el sector real cotizado en Europa tiene más potencial que el de EE. UU”, explica el gestor de Belgravia Capital. Los márgenes empresariales de esta región, además, tienen un potencial de mejora más alto al haber reducido en mayor medida los costes laborales. Una contención de gastos que se espera que siga, a diferencia de EE. UU., que podría sufrir presiones inflacionistas en el mercado laboral, según Cerezo.

En cuanto a los efectos del “tapering”, el gestor de Belgravia Capital piensa que será pasajero – en torno a un mes o un trimestre - y donde menos se notará será en EE. UU. A medio plazo, “la tendencia es que el bono americano a 10 años se situé cerca del 4% y el europeo alrededor del 3%”, una situación que Cerezo espera que se estabilice en 2014 y deje potencial de revalorización para la renta variable europea.

Sin embargo, el efecto colateral más acusado del supuesto drenaje de liquidez de la Reserva Federal corresponderá a los emergentes. “Estas economías están sufriendo un rebalanceo global por la mejora de competitividad de las occidentales respecto a las orientales”, detalla el fundador de Belgravia Capital.

Un sesgo "top-down"

“Durante 2013 no hemos tenido sesgo ni a financieros ni a periféricos”. “Aunque el potencial de recuperación de beneficios en España, Italia y Portugal sea más fuerte, en gran medida ya se ha recogido en los precios”, detalla Cerezo acerca de su posicionamiento, que en la gestión se basan en la selección de compañías, por lo que no ve necesario tener un sesgo geográfico o sectorial.

Entre las destacadas de las carteras de los Belgravia Capital, Épsilon y Delta se encuentran valores como Endesa o Telecom Italia, ambas baratas y con catalizadores. Aunque la selección de valores se implemente en los tres fondos, la composición de la cartera es diferente en función de su ponderación determinada por su objetivo de inversión y tolerancia al riesgo.

Belgravia Beta y Épsilon buscan una rentabilidad positiva y obtener un ratio de sharpe superior al del Stoxx 600 manteniendo una volatilidad inferior a la del índice. Por otro lado, Belgravia Delta toma también exposición a la renta variable europea, aunque utiliza instrumentos derivados – venta de futuros – para eliminar el riesgo sistemático del mercado.

Hasta la fecha, Belgravia Beta, Épsilon y Delta acumulan rentabilidades del 18,24%, 18,05%, 7,63% en 2013.

 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído