Belgravia Epsilon, una cuidada selección de valores europeos


La flexibilidad en la gestión es una potente herramienta que, en manos de un gestor experto, puede rendir excelentes resultados, con un nivel de riesgo controlado.

El programa de compra de deuda por parte del Banco Central Europeo está coincidiendo en el tiempo con el programa de expansión cuantitativa del Banco Central de Japón, pero también con un entorno de posible inicio de subida de tipos tanto en EEUU como en Reino Unido. Fundamentalmente como consecuencia del QE europeo, la renta variable de la región está atrayendo importantes entradas de patrimonio, en gran parte procedentes de EEUU, llevando al DAX alemán a superar los 12.000 puntos, alcanzando máximos históricos en los últimos días.

La categoría VDOS de fondos de inversión de Retorno Absoluto Volatilidad Media incluye fondos cuya política de inversión les permite invertir en cualquier tipo de activo, sin limitaciones, marcándose tanto un objetivo de rentabilidad  - no garantizado – como un límite de volatilidad de entre 5 y 10 por ciento.

El fondo que mejores resultados obtiene durante el año en esta categoría es BELGRAVIA EPSILON con una revalorización de 14,21 por ciento. Invierte su cartera en Renta Variable Europea desde un enfoque de gestión activa y con una búsqueda de retorno absoluto. Su objetivo es generar resultados positivos cada doce meses con un nivel de riesgo inferior al del índice Stoxx 600 que representa una buena aproximación al universo de inversión del fondo.

El equipo de gestión está integrado por dos analistas, un trader y un Director de Gestión que es Carlos Cerezo. Durante cinco años, Carlos fue Director de Análisis y Gestor pan-europeo de renta variable en Park Place Capital, Londres. Con anterioridad, y durante cuatro años, formó parte del equipo de renta variable europea de UBS, Londres, tras dirigir el equipo de renta variable española de Nomura International en Londres durante dos años. Comenzó su carrera profesional en Cofir donde ocupó el cargo de Director de Inversiones. En 1989 Carlos obtuvo su MBA en Columbia Business School, Nueva York, tras licenciarse en Ciencias Económicas y Empresariales en C.U.N.E.F.  en 1987.

La rentabilidad generada por BELGRAVIA EPSILON a lo largo de los años ha venido derivada, principalmente, de la selección de valores. Para ello el proceso de inversión se centra en el análisis fundamental de compañías, basándose en aspectos como crecimiento estructural del sector, últimos cambios legislativos, posicionamiento de la compañía, equipo directivo, análisis financiero o informes de otros agentes del mercado. Este análisis, al que el equipo dedica un 90 por ciento del tiempo, se completa con un análisis de filtros y un análisis macroeconómico que se realiza con periodicidad mensual. Una vez que analistas y director de gestión deciden qué compañías podrían formar parte de la cartera, el trader determina el precio de entrada basándose en condiciones del mercado, análisis de eventos y análisis técnico.

Los valores que se incorporan a la cartera de Belgravia Epsilon, salvo escasas excepciones, tienen todos el mismo peso ajustado por su volatilidad por lo que no destacan las compañías por su concentración. Por sector, las mayores ponderaciones corresponden a Consumo Cíclico (25,92%) Consumo no cíclico (20,82%) Industrial (18,51%) Financiero (14,37%) Materias Primas (12,74%) y Comunicaciones (7,64%). En cuanto a la distribución por país, el mayor peso se asigna a compañías de Reino Unido (18,36%) Francia (15,85%) Benelux (14,65%) Escandinavia (11,21%) Italia (9,95%) y Alemania (7,84%).

La historia de rentabilidad del fondo lo sitúa entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, durante los últimos cuatro periodos anuales, de 2012 a 2015. A tres años, registra un dato de volatilidad de 6,69 por ciento, dato que a un año pasa a ser de 8,52 por ciento. En este último periodo, su Sharpe es de 2,39 y su tracking error, respecto al índice de su categoría, de 6,36 por ciento. La suscripción de BELGRAVIA EPSILON requiere una aportación mínima de 1.000 euros, aplicando a sus partícipes una comisión fija de 1,25 por ciento y de depósito de 0,10 por ciento, además de una comisión variable de 9 por ciento sobre resultados positivos anuales del fondo.

En opinión de la gestora, durante los próximos meses el entorno de mercado y el posicionamiento de la cartera vendrán marcados por la fortaleza del dólar, tasas libre de riesgo bajas a lo largo del año, y cautela en la exposición indirecta a emergentes vía compañías europeas.

La excelente y sostenida positiva evolución del fondo en los últimos tres años lo hace merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS.

Para información más detallada, ver ficha más abajo
 

Noticias relacionadas

Lo más leído