BBVA vuelve a superar los 50.000 millones en activos gestionados fuera de balance en España


BBVA fue la única de las grandes entidades en España en ganar cuota de mercado en pensiones en el segundo trimestre y también formó parte del grupo que lo consiguió en el tercero. Su positiva evolución en este negocio y también en el de gestión de carteras de clientes ha compensado la caída de activos administrados en fondos de inversión y ha permitido al grupo superar de nuevo la barrera de 50.000 millones de euros en activos gestionados fuera de balance. 

Al cierre de septiembre, la entidad contaba en España con 17.695 millones en planes de pensiones (10.075 millones en planes individuales, que crecieron un 5%, y 7.620 millones en empleo y asociados, que aumentaron un 6,7%), y con 13.810 millones en carteras de clientes, un 4,1% más que un año antes. La cuantía es superior en los fondos de inversión, que se elevan a 18.987 millones, pero en este caso registraron un descenso del 6,1%. 

Esta caída tiene su principal explicación en el mayor esfuerzo de comercialización dedicado a los depósitos, que aumentaron un 1,5%, hasta 122.058 millones, pese a la fuerte salida por parte de los fondos internacionales, que tienen restringida en su política de inversión tener exposición a entidades con rating inferior a A. Los depósitos se incrementaron por la incorporación de Unnim y también por captación de nuevos ahorros de particulares. 

Las entidades débiles no hacen guerra de depósitos

El consejero delegado de la entidad, Ángel Cano, explicó en rueda de prensa que se están beneficiando de la decisión de los ciudadanos de depositar sus ahorros en las entidades de más calidad (flight to quality) y que eso les permite pagar medio punto de interés que otros competidores. Aun así, admitió la existencia de una dura pelea por los depósitos aunque prefirió no calificarlo como "guerra" porque ahora no participan en ella las entidades "débiles", explicó. Eso sí, destacó que no cree en las "guerras de depósitos" porque "perjudican a todos".

A su juicio, la petición del rescate de España a la Unión Europea debería traducirse en una bajada de la prima de riesgo y, por ende, en una disminución de los tipos de interés que se pagan en los depósitos, ya que las entidades podrán a su vez financiarse a precios más baratos.

Tras la evolución negativa de fondos y positiva de depósitos, ha vuelto a reducirse la ratio que compara ambas partidas. Al cierre de septiembre se situaba en el 15,6%. Esta cifra es, no obstante, superior a la de la mayoría de sus competidores en España, que la sitúan en torno al 12%.

Caen un 47,3% los beneficios

Al margen de cómo evolucionó el balance, los beneficios del grupo se vieron perjudicados por las exigencias de saneamientos del negocio inmobiliario. Sus ganancias descendieron un 47,3% en los nueve primeros meses, hasta 1.656 millones, tras haber destinado 2.900 millones a provisiones crediticias. Cano dejó claro que la evolución de las cuentas no será tan negativa a final de año (porque ya se ha reconocido una parte muy importante de los deterioros) y que el próximo ejercicio habrá importantes crecimientos ya que no habrá que realizar de nuevo dotaciones extra. La entidad no prevé reducir el dividendo y, de hecho, prevé eliminar en el futuro el pago en acciones.

BBVA seguirá analizando todas las oportunidades de compra que se le planteen en el mercado español, bien sean las subastas de las entidades nacionalizadas o las ventas de redes de las entidades que se han quedado en un terreno intermedio

En lo que no quiere participar es en el accionariado del banco malo, la Sareb. "No tenemos interés natural en invertir en Sareb", dijo Cano, quien en todo caso explicó que tomarán la decisión una vez tengan todos los datos. Por el momento, no han visto el plan de negocio y su advertencia al Gobierno es que deben "asegurarse de que la banca sana siga siendo más sana". 

 

Noticias relacionadas