BBVA se deja un 10% interanual de los ingresos por comisiones en fondos de inversión


“Iremos de menos a más”. Carlos Torres Vila, consejero delegado de BBVA, confía con estas palabras en que los flojos resultados del banco en los tres primeros meses del año vayan mejorando según transcurra el 2016. En el primer trimestre del año, el grupo ha reducido en más de un 50% su beneficio y, en este sentido, no ha apoyado tampoco a que éste sea mejor una mayor generación de ingresos por comisiones procedente de los recursos fuera de balance.

En el primer trimestre, las comisiones de fondos descendían un 10%, de los casi 90 millones del ultimo trimestre de 2015 a los casi 81 millones. Interanualmente, la bajada es del 7%, de los 87 millones del mismo periodo del año anterior a los 81 millones de éste. En fondos de pensiones, la caída trimestral y interanual asciende al 9% y 7%, respectivamente. El grupo cierra marzo con 43 millones de comisiones.

Este descenso se debe, justifican, a una compleja situación de los mercados que se ha traducido en menores volúmenes de activos bajo gestión. Tanto los fondos de inversión como los planes de pensiones han reducido su patrimonio en el primer trimestre del año en España, casi un 4% en el primer caso y cerca del 1% en el segundo. El saldo de los fondos de inversión bajo hasta los 30.274 millones y el de los fondos de pensiones a los 22.687 millones. Frente al año pasado, caen un 1% y sube un 0,4%, respectivamente.

Sin embargo, sí resistió el trimestre las carteras de clientes en España, que atesoran 24.742 millones, un 0,3% más que a finales de 2015. Interanualmente crecieron casi un 9%.

A nivel global, los fondos y sociedades de inversión también disminuyeron su patrimonio, aunque más levemente que en España, apenas un 0,2%. En cambio, los fondos de pensiones y las carteras de clientes incrementaron su volumen, en un 0,8% y un 4,4%, respectivamente. En total, en el resto del mundo, los recursos ascienden a los 53.310 millones (un 43% en fondos, un 34% en carteras, un 16% en pensiones y el resto en otros recursos).

Desafíos

“España es donde mayor desafío tenemos dado los tipos de interés y la dinámica de la actividad”, reconoce Torres, que considera como el negocio bancario tiene que pasar de ser una infraestructura en cuanto al dinero, donde ganen dinero por los diferenciales de interés y cobrar algunas comisiones, a tener un impacto mayor en la vida de los clientes y sus negocios. En la medida que se les de valor añadido, indica, se podrá cobrar por esos servicios.

Respecto al cierre de oficinas, comenta Torres que éstas “no van a dejar de ser clave en la relación con el cliente, es donde se pueden realizar las operaciones de mayor valor añadido”.

Empresas

Noticias relacionadas