BBVA pretende controlar el 20% del sistema financiero español en pocos años


Ya lo tiene cerca en el segmento de fondos de inversión y de planes de pensiones, pero tiene todavía mucha cuota que ganar en otros ámbitos para alcanzar el reto que se ha marcado. BBVA prevé controlar "como mínimo" el 20% del sector financiero español en pocos años ("en un tiempo razonable"), lo que supone aumentar 7,5 puntos respecto al nivel actual. Así lo explicó Francisco González, presidente de BBVA, durante la Junta General de Accionistas. De momento, el año pasado ganó 1,63 puntos en créditos y 1,82 puntos en depósitos, explicó Ángel Cano, consejero delegado. 

No explicó González la fórmula con la que pretende conseguirlo, es decir, si llevará a cabo compras o lo hará todo de forma orgánica, pero sí justificó que entre 2001 y 2009 perdieron siete puntos de cuota porque decidieron no entrar en determinados negocios, que finalmente resultaron tóxicos y que han llevado a quebrar a otras entidades. Ahora que queda poco más de una docena de entidades en España, en la entidad creen que la crisis se ha convertido en "una gran oportunidad para BBVA España". No obstante, de momento, sigue en pérdidas en el país por las abultadas provisiones que les han obligado a hacer los reguladores para sanear el ladrillo.

Pero durante este año esa factura de saneamientos debería reducirse sustancialmente y, además, las previsiones macroeconómicas son más positivas. González auguró que "podríamos empezar a crecer en la última parte de este año y estaríamos creando empleo a final de este año o principios de 2014". Sus augurios se sustentan, entre otros factores, en que en 2013, por primera vez en décadas, España tendrá superávit por cuenta corriente por primera vez, y la reestructuración financiera está avanzada. Y aunque aún no se notan los resultados, "llegarán si somos capaces de perseverar en este camino y completar la tarea", remarcó González, que fue reelegido como presidente por el 91% de los accionistas.

Salida de la crisis

El banquero intentó en su intervención dar una visión optimista de los próximos años para todas las principales áreas económicas del mundo. Tras aseverar que 2012 ha sido otro año difícil "en el que todos lo hemos pasado mal", afirmó que "con mucho esfuerzo y un alto coste, por fin se están sentando las bases para la salida de la crisis", pues se han dado pasos muy importantes para la recuperación global. En general, "para 2013 se espera un crecimiento algo superior, pero con un patrón también desigual: los países emergentes seguirán liderando la economía global y Europa registrará una modesta mejora", defendió.

Sobre Estados Unidos, mantuvo que la incertidumbre acerca del abismo fiscal "no puede darse todavía por resuelta, pero hay mejores perspectivas de acuerdo político que eliminarían el riesgo de una recesión". Mientras, en Europa "el panorama tan oscuro de los últimos años ha cambiado" y se han reducido las tensiones financieras de forma sustancial, aunque todavía "estamos en el comienzo del camino hacia una verdadera Unión", remarcó. 

El consejero delegado resumió la situación actual al asegurar que "2012 ha sido un año complejo pero con indicios que invitan al optimismo". 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído