BBVA: “La complacencia de haber respondido bien al shock de 2008 puede ser el mayor riesgo para Latam”


Una misma fecha y dos posibles interpretaciones de cómo se actuó ante aquel fatídico año para los mercados desde Latinoamérica: el curso 2008-2009. Latam superó la crisis muy rápidamente. Sin embargo, ahora “la complacencia de haber respondido bien al shock de 2008 puede ser el mayor riesgo para la región”, advierte Jorge Sicilia, economista jefe de BBVA y uno de los participantes en el 16º Foro Latibex, organizado por BME y celebrado ayer y hoy en Madrid.

El mundo se mueve a distintos ritmos y Latam está expectante antes los posibles efectos negativos de la retirada de estímulos monetarios en Estados Unidos, el estancamiento de la zona euro y el ajuste brusco en China. Hasta 2018, BBVA prevé crecimientos anuales del PIB regional latinoamericano en torno al 3%, un crecimiento que, para Sicilia, puede ser una “condición ideal para las reformas”, al no ser “ni muy alto ni muy bajo”.

Los riesgos que enfrentan los países latinoamericanos son diferentes según el plazo que se tenga en cuenta. A corto plazo, destaca la menor liquidez global. A medio plazo, la desaceleración de China y el populismo en algunos países de Latam se convierten en las principales preocupaciones de los expertos. A largo plazo, la desigualdad en la región latinoamericana sigue siendo un defecto a abordar por sus dirigentes, esquematiza el economista jefe del banco español, que reclama “no reformas que permitan el crecimiento, sino reformas que promuevan el crecimiento”. Un objetivo al que debe aspirar Latam es al de “pretender parecerse a Asia y no conformarse con parecerse a Europa en términos de productividad”, señala Sicilia.

A pesar de los avances de la región durante los últimos años en aspectos como déficit ajustado al ciclo, deuda pública bruta o deuda externa, entre otros, lo cierto es que “Latam sigue dependiendo mucho del exterior”, indica el experto de BBVA, a quien también le preocupa el descalce y la poca información que hay sobre emisiones de deuda de empresas no financieras en moneda extranjera.

Uno de los principales puntos positivos que se apunta Latam, a juicio de Antonio Cortina, director adjunto del Servicio de Estudios de Banco Santander, es el hecho de que “las incertidumbres ligadas a los ciclos electorales, típicas de Latinoamérica en el pasado, han quedado atrás”, lo que le deja la puerta abierta a la región para entrar en un “círculo virtuoso”.

El experto de Santander augura para México y Colombia los mayores crecimientos anuales del PIB dentro de la zona en los próximos ejercicios, entre el 3,5% y el 4%. El resto de países del entorno lograrían por tanto “crecimientos más modestos”, según sus previsiones.

Brasil y México, los dos grandes señalados

A juicio de la economista sénior de Bradesco, Fabiana D’Atri, “la economía brasileña en 2015 tenderá a ser similar a la de 2003”, lo que pone de manifiesto las dudas fundadas sobre Brasil, el único representante latinoamericano en el grupo de los BRIC.

Por su parte, a Héctor Romero, director general de Signum Research, le sorprenden algunos de los miedos extendidos sobre México. Como defiende, “México no depende tanto de las materias primas como sí les ocurre a otros países latinoamericanos. Su producción manufacturera es igual a la suma de toda la producción manufacturera de Latinoamérica y, además, el 80% de ella se exporta a Estados Unidos”, que vuelve a sacar músculo económico.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas