BBVA AM lanza un nuevo fondo para dar entrada a los últimos partícipes de su inmobiliario


Tras haber decidido a finales de julio tomar el 100% de su fondo inmobiliario, BBVA AM ha registrado en la CNMV un nuevo producto para que los clientes que todavía permanecían en el inmobiliario puedan traspasar sus activos sin coste alguno. Según adelantó La información, BBVA quería ser el único inversor de su fondo inmobiliario BBVA Propiedad y, para ello, ofreció a los 342 partícipes que aún tienen el 0,21% del patrimonio del fondo traspasar su inversión a otro producto de renta fija con perfil de riesgo bajo, el BBVA Ahorro II. Controlar el inmobiliario, con un patrimonio de 1.424,65 millones de euros, permite al grupo decidir qué hace con el fondo y no se descarta que proceda a liquidarlo en su forma actual de inmobiliario para convertirlo en otro tipo de sociedad.

 

El BBVA Propiedad mantiene desde finales de 2008 los reembolsos cancelados. El banco decidió inyectar liquidez para poder hacer frente a las salidas de dinero y, por ejemplo, en abril hubo una ventana de liquidez extraordinaria en la que 2.578 inversores decidieron reembolsar.

La cartera de BBVA Ahorro II, cuya gestión toma como referencia el comportamiento del índice repo a un día y cuyo objetivo es obtener la rentabilidad de este tipo de activos descontadas las comisiones, estará compuesta íntegramente por activos de renta fija, de interés fijo o variable (incluyendo hasta un 10% en depósitos a la vista o con vencimiento inferior a un año en entidades de crédito de la UE o de estados miembros de la OCDE sujetos a supervisión prudencial), con una alta calificación crediticia (mínimo A-) de emisores tanto públicos como privados de la OCDE.

Los activos de renta fija de interés fijo consistirán principalmente en activos del mercado monetario (letras del Tesoro y pagarés de empresa o similares) y repos a corto plazo, con el objeto de dar una estabilidad al valor liquidativo del fondo. Dentro de los títulos de tipo de interés variable, las inversiones se concentrarán en emisiones de renta fija de entidades financieras y corporaciones industriales. En condiciones normales, la duración media de la cartera se situará en torno a seis meses.

Adicionalmente el fondo podrá invertir hasta un 10% de su patrimonio en IIC financieras que sean activo apto, armonizadas o no, pertenecientes o no al grupo de la gestora. El plazo indicativo de la inversión es de en torno a un año.

La inversión mínima inicial y a mantener es de 60.000 euros, excepto para los partícipes que provengan del BBVA Propiedad, FII, empleados, jubilados y prejubilados del grupo BBVA, clientes del grupo BBVA con contratos de gestión de carteras y clientes de la Unidad de BBVA Patrimonios con contrato de asesoramiento.

En cuanto a las comisiones, la de gestión asciende al 0,35% sobre el patrimonio y la de depósito, al 0,05%.

Empresas

Lo más leído