BBVA adelanta su previsión de subida de tipos por el Banco de Inglaterra al primer trimestre de 2015


La primera subida de tipos de interés en Reino Unido se llevará a cabo en el primer trimestre de 2015. Esta es la conclusión que recoje un informe elaborado por BBVA Research denominado Observatorio Económico Reino Unido, en base a su escenario económico para el país. Los expertos del banco español adelantan así su anterior previsión que fijaba este movimiento por parte del Banco de Inglaterra para el segundo trimestre de 2015, aunque no se anticipan tanto como una buena parte del consenso, indican, que lo sitúan a finales de 2014.

No creen que se produzca de aquí a lo que resta de año ya que “la ligera moderación del crecimiento a partir del segundo semestre junto con la moderación de la inflación en ausencia de nuevas presiones inflacionistas darán margen para mantener la política monetaria sin poner en riesgo el ritmo de avance de la economía", puntualizan, "máxime cuando todavía existen factores que podrían debilitar el crecimiento”.

Una vez iniciado el ciclo de subidas de tipos de interés, consideran que el ritmo de las mismas seguirá dependiendo de los datos económicos que, en línea con su escenario, será gradual. “Esperamos que el tipo de interés del Banco de Inglaterra se sitúe entre el 1,25% y el 1,50% a finales de 2015”, concretan.

En este contexto, creen que el Comité de Política Monetaria han empezado a preparar el terreno para un adelantamiento de la normalización de la política monetaria ablandando un poco sus comunicados a luz de los últimos datos y en línea con la segunda etapa de su estrategia de forward guidance.

Concretamente, desde BBVA Research apuntan como se continúa recalcando que “ante el aumento de la incertidumbre las decisiones de política monetaria son claramente dependientes de los datos que se vayan conociendo y, ante la posibilidad de que resurjan presiones salariales en los próximos trimestres (si no se produce el esperado rebote de la productividad) y, por ende, sobre la inflación, consideran que sería mejor anticipar las subidas de tipos de interés". 

Además, observan, "esto permitiría un proceso de normalización más gradual en el medio plazo (y siempre condicionado por los datos que vayan conociéndose), con una combinación de políticas económicas más favorables una vez se intensifique el proceso de consolidación fiscal el año que viene tras las elecciones".

¿Cuál es el escenario económico previsto en Reino Unido?

Según el equipo de análisis de BBVA, la solidez de los factores dómesticos han seguido contribuyendo a la evolución de la economía británica en línea con lo esperado en el último trimestre. Se trata concretamente de un mayor empleo, una menor inflación, una fuerte mejora de la confianza y de las condiciones de financiación, junto con el compromiso de una política económica que continuará siendo acomodaticia.

Cinco puntos que permitirán que, según su punto de vista, la demanda interna continúe impulsando la actividad a tasas solidas en todo el horizonte de previsión. De ahí que sus pronósticos de crecimiento económico se hayan revisado ligeramente al alza hasta el 2,9% en 2014 y el 2,5% en 2015.

Por otra parte, subrayan que el “el rebote de la inversión será el principal determinante del fuerte aumento de la producción, unido a la resistencia del consumo privado y una mayor contribución de la demanda externa (aunque las dudas persisten por la fortaleza de la libra y la tímida recuperación de la zona euro)”.

En este sentido, entienden que los bajos tipos de interes por un periodo prologando de tiempo y un mejor acceso a la financiación por parte de las empresas, facilitarán la inversión, “máxime cuando la capacidad utilizada de las empresas está ya en su media histórica”, añaden.

Asimismo mantienen que la creación de empleo unido al aumento de los salarios nominales y una moderada tasa de inflación, redundaran en un incremento de la renta disponible de los hogares. Al mismo tiempo que la reducción de la tasa de ahorro por motivos precautorios podría continuar en el futuro.

Todas ellas son causas para pensar que se va a reflejar en un aumento del consumo privado. Eso si, concretan, claramente por debajo del registrado antes de la crisis.

Riesgos

No obstante, no se olvidan de las incertidumbres que acechan a este escenario, que siguen siendo altas, según su valoración. Aquí se incluye a riesgos asociados a los posibles efectos negativos de la normalización de la política económica en un año de elecciones así como la incertidumbre sobre la capacidad ociosa de la economía. Dos factores a los que se unen ahora las posibles consecuencias del conflicto en Ucrania y de los resultados del referéndum de independencia en Escocia, advierten.

Inflación

Mantienen, por otro lado, su escenario en cuanto a que la inflación seguirá oscilando ligeramente por debajo del objetivo del Banco de Inglaterra en el horizonte de previsión, para promediar una tasa de inflación media anual del 1,7% tanto en 2014 como en 2015. Detrás de este escenario, aclaran, “subyace la fortaleza de la libra, junto con el menor precio de las materias primas así como la moderación en el aumento de los salarios”.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído