Barclays: "Fuera de los periféricos, no hay hueco para la renta fija a corto y medio plazo, sólo quizás a largo"


El riesgo está en el “tapering”, y las oportunidades en los plazos largos. Alfonso de Gurtubay, gestor del Barclays Deuda Pública en Barclays Wealth Managers España, analiza el escenario al que se enfrenta la renta fija, donde la “protección” de los mercados periféricos beneficia a la deuda de estos países y si te vas fuera de ellos “no hay hueco para la renta fija con vencimientos a corto y medio plazo, sólo quizás a largo”, explica de Gurtubay, a lo que añade: “bonos europeos en el plazo de cero a dos años tienen un recorrido más que complicado”.

Desde una perspectiva global, de Gurtubay intenta objetivar las cosas y con una valoración estadística e histórica ve ciertos desequilibrios en las primas de riesgo según el área geográfica y el tipo de activo, que resultan difíciles de explicar y que deberían tenerse presentes para una adecuada diversificación de activos. Como ejemplo, compañías con calidad AA en Estados Unidos y en dólares tienen primas de riesgo muy por encima a compañías europeas de peor calidad de crédito. Esto se explica, según el gestor, por el mecanismo de actuación de los bancos centrales y la estabilidad política y económica del área geográfica.

“No veo ningún razón por el que la prima de riesgo actual en España se pueda deteriorar de aquí a final de año”, por tanto según de Gurtubay, espera que esta se mantenga o estreche un poco. Sin embargo, considera que estamos en un mercado especulativo, “pasar de una prima de riesgo de 600 en el año 2011 a los 240 actuales, no se puede definir como mercado estable”, comenta el gestor.

“Hay que estar encima del mercado y buscar rentabilidad en el movimiento”, y en estos momentos, de Gurtubay apuesta por los activos a más largo plazo. “No sería tan conservador en el plazo como en el crédito” ya que la volatilidad actual se explica por el riesgo de crédito más que por los movimientos en los tipos de interés. “Ahora en los mercados se juega con las primas de riesgo, ya que los tipos de interés tienen poco recorrido potencial” cuenta el gestor, que piensa que hay que mirar a las primas de riesgo no sólo en términos absolutos sino en relativos y aquí, España e Italia ofrecen aún oportunidades de “carry trade” como valores “más protegidos más que seguros”, matiza de Gurtubay, haciendo referencia al respaldo del BCE.

En mercados más globales, es decir, el europeo y el americano, podría haber recorrido en los vencimientos más largos y aunque con una menor intensidad, reflexiona el gestor, ya que “solo puede haber recorrido en aquello que esté por encima del 0%”.

El riesgo del tapering

A partir de 2008 se perdió tal cantidad de riqueza por la crisis del mercado inmobiliario que afectó mucho más sobre la economía real que una caída de la bolsa, ya que está última no es una inversión apalancada. “Hubo un desequilibrio entre el activo y pasivo derivado de la pérdida de riqueza”, razón de fondo que ha promovido políticas masivas de inyección de liquidez como protección al sistema financiero y en último término a la economía global, “inyectar dinero para rellenar el “gap” de balance”, según de Gurtubay.

La falta de solvencia y expectativas por encima de la liquidez limita al sistema financiero, la transmisión de la liquidez proporcionada por los bancos centrales a la economía real y esa es la razón que mantiene la inflación contenida y un interrogante sobre el crecimiento futuro.

El gestor no espera que los tipos de interés suban hasta que no se agote el “tapering”, “entonces hablaremos si suben o no”, indica de Gurtubay. Ante una posible retirada del QE, como factor de equilibrio, tiene dudas razonables que el crecimiento de la economía real tenga la fuerza necesaria  para sustituir la inyección de liquidez. En dicho escenario, según el gestor, se volvería a hablar de preservación de capital en donde incluso tendría valor lo que hoy se ve como activo agotado.

En Europa, comenta el gestor, “la inyección de dinero no ha mejorado la economía real, pero si se ha materializado en gran medida en la economía financiera”. La economía financiera empuja la economía real siendo en parte origen y no consecuencia de su evolución y dotándola de la volatilidad e incertidumbre que los mercados financieros tienen asociada.

La preservación de capital es actualmente para el gestor un concepto que no se debe perder de vista. “A raíz de las intervenciones masivas de los bancos centrales hay una baja percepción del riesgo”, por eso de Gurtubay cree que conservar el capital también es rentable. Tener un 0% rentabilidad quizás si es tener rentabilidad para el gestor, ya que en términos relativos, puede estar superando a la inflación y a otras inversiones alternativas.

Su fondo Barclays Deuda Pública, a cierre del mes de octubre, ha conseguido rentabilidades de un 5,8% a un año, así como de un 11,3% y un 17,3% a 3 y 5 años anualizados.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído