Bankinter también cambia su estrategia con el lanzamiento de un fondo de gestión pasiva


En las últimas semanas, varias gestoras españolas que habían centrado su oferta más conservadora en fondos garantizados y que se habían mantenido al margen de los fondos de gestión pasiva han cambiado su estrategia y han decidido ampliar sus gamas incorporando esta tipología de productos, de estructura muy similar a los garantizados pero que permiten ahorrar el coste de garantía. A las entidades que han tomado esa decisión recientemente se acaba de unir Bankinter Gestión de Activos.

La gestora ha replanteado su estrategia ante la caída de las rentabilidades en el mercado de deuda y, en un intento por lanzar productos capaces de ofrecer retornos por encima del 2% TAE, la que están dando los garantizados, ha optado por lanzar su primer fondo con objetivo de rentabilidad. Así, ha registrado en la CNMV Bankinter Renta Fija Álamo 2018.

“La gestora sigue interesada en fondos garantizados de deuda pero ante sus bajos retornos y debido a que el coste de la garantía lleva a dar cifras anuales del 2%, poco atractivas, se ha optado por la fórmula del fondo con rentabilidad objetivo, muy similar”, explica Raúl Moreno, director de Distribución Institucional de Fondos de Bankinter Gestión de Activos.

Se trata de productos que la mayoría de gestoras españolas, como InverCaixa, KuxaBank, BBVA AM, Bankia Fondos, BansSbadell Inversión, Ibercaja Gestión o Ahorro Corporación Gestión ya tenían entre su oferta desde hace tiempo, y que Santander AM o Allianz Popular AM han estrenado recientemente.

TAE cercana al 3%

El nuevo fondo, Bankinter Renta Fija Álamo 2018, ofrece una TAE del 2,82% (ofrece que el valor liquidativo a 3 de abril de 2018 sea el 113,95% del inicial, a 27 de julio de este año) y tiene una estructura muy similar a la de un fondo garantizado, al igual que la cartera, que estará formada por deuda pública y avalada española y de alguna comunidad autónoma con buen rating, en línea con otras carteras de garantizados lanzados antes en la gestora. Según el folleto, esa deuda española o de comunidades autónomas ocupará en torno al 95% de la cartera y el 5% restante será liquidez, con duración similar al vencimiento de la estrategia.

También contempla que, de ser necesario, podrá invertirse hasta un 100% en renta fija pública o privada, incluyendo depósitos pero no titulizaciones hipotecarias, de emisores de la OCDE con al menos media calidad.

El fondo, que no cumple con la directiva UCITS al igual que otros fondos de gestión pasiva por motivos prácticos, requiere de una inversión mínima de 500 euros. El coste de gestión es del 0,3% sobre el patrimonio hasta el 25 de julio y del 0,58% cuando empieza la estrategia. El de depósito es del 0,1% y el de suscripción y reembolso, del 5% y 3%, respectivamente, desde el 26 de julio de este año o antes si se alcanza un patrimonio de 20 millones de euros.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente