Bankinter cambia de externa a interna la garantía de 13 fondos lanzados de enero a agosto de 2012


Bankinter Gestión de Activos ha emitido varios hechos relevantes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores en los que explica cómo ha cambiado, de externa a interna, la garantía de 13 productos de capital asegurado (tanto de renta fija como variable) estrenados desde enero a agosto de 2012, periodo en el que el banco garante, Bankinter, no podía otorgar una garantía a favor del fondo. La decisión favorece la tributación de sus partícipes y también beneficia a la gestora por la mayor sencillez del nuevo tipo de garantía y porque le permite rebasar los límites de operativa con derivados que establece la normativa al haber obtenido recientemente una calificación crediticia de grado de inversión por la agencia canadiense DBRS.

Bankinter perdió la capacidad de otorgar garantía interna (a favor del fondo) a los fondos garantizados de su gestora a finales de 2011, tras una rebaja de rating de S&P, según publicó Funds People, lo que llevó a la gestora a utilizar la garantía externa (a favor de los partícipes y que no exige una calificación crediticia mínima a la entidad garante) en los fondos garantizados lanzados a partir de entonces. Pero esa situación cambió ocho meses después, tras la modificación legal de agosto de 2012, que ya permitió a las entidades ofrecer garantía interna independientemente del rating del garante, siempre que la gestora justifique la solvencia de dicho garante, a petición de la CNMV en la Circular 1/2012, de 26 de julio, y siempre que no se rebasen los límites de operativa con derivados que establece la normativa.

Bankinter Gestión de Activos volvió a utilizar entonces la garantía interna en sus nuevos lanzamientos, algo que hizo la mayoría de entidades, pero a diferencia de otras gestoras como BBVA AM, Bansabadell Inversión o Santander AM no cambió el estado de la garantía de aquellos fondos lanzados hasta agosto con garantía externa (Bankinter Renta Fija 2017 Garantizado, Ibex 2015 Garantizado, Renta Fija 2016 Garantizado, Grandes Compañías Garantizado y Grandes Compañías II, Renta Fija Aguamarina Garantizado, Ibex 2016 Garantizado, Europa 55 Garantizado, Renta Fija 2015 II Garantizado, EuroSotxx 2015 Garantizado, Renta Fija 2016 II Garantizado y Renta Fija 2014 V Garantizado).

La gestora decidió no cambiar esas garantías externas por contar con margen suficiente para modificar la situación más adelante, según explica Raúl Moreno, director de Distribución Institucional de Fondos de Bankinter Gestión de Activos (en la foto). “Los fondos que lanzamos el año pasado vencían en tres o cuatro años, con lo que no teníamos prisa y contábamos con suficiente tiempo para ajustar la situación", dice, si bien reconoce que era un asunto pendiente.

Los detonantes

El cambio legal de agosto fue el detonante para que otras gestoras hicieran los ajustes que ahora hace Bankinter Gestión de Activos. Junto a este cambio, el otorgamiento de rating por parte de la agencia canadiense Dominion Bond Rating Service (DBRS) a Bankinter en noviembre del año pasado, y la calificación a su deuda tanto a largo como a corto plazo dentro de la categoría de grado de inversión (A (low) y R-1 (low), respectivamente), ha sido otro catalizador para que ahora la gestora haya hecho el cambio de garantía.

Así, el 25 de noviembre el banco obtuvo una calificación de grado de inversión que permitiría a la gestora superar los límites de operativa con derivados en los fondos con garantía interna de Bankinter. La normativa permite que los fondos con garantía interna y calificación del garante por encima del grado de inversión lo hagan, algo que ya cumple Bankinter con la nueva nota. Las anteriores, de Moody’s y S&P, están por debajo del grado de inversión (Ba1 y BB respectivamente, con calificaciones en junio y noviembre de 2012).

La gestora no ha movido ficha hasta casi nueve meses después del cambio legal y seis de la nueva calificación al banco, pero lo hace ahora, consciente de que "ya no tiene sentido tener garantía externa. Preferimos contar con la interna, más ventajosa para la entidad y el partícipe”, apostilla Moreno.

Otras ventajas de la garantía interna

Así, la garantía externa tiene un tratamiento fiscal más desfavorable, no resulta aplicable a todos los inversores –la entidad puede eliminar la garantía por el resto de participaciones no reembolsadas por un partícipe que haya reembolsado algunas previamente- y supone a las gestoras soportar costes administrativos y operativos más elevados (al tener que incurrir, en su caso, en pagos individuales a cada uno de los partícipes del fondo frente a un solo pago al fondo en los de garantía interna al vencimiento).

La garantía interna, que es aquella que tiene como beneficiario el fondo, tiene ventajas de tributación para el partícipe, pues el rendimiento del fondo se refleja en el valor liquidativo y, por tanto, no tiene implicaciones fiscales inmediatas (en el  momento del reembolso tributarán como plusvalías). Si la garantía es externa (con los partícipes individualmente como beneficiarios), el partícipe recibe en su cuenta la diferencia entre el valor de su inversión y el valor garantizado. Esta cantidad se considera rendimiento de capital mobiliario y tributa, por tanto, en el mismo ejercicio en el que se percibe.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído