Bankia registra 4.448 millones en pérdidas, tras realizar 7.510 millones en saneamientos


Los elevados saneamientos que está llevando a cabo Bankia a raíz de su nacionalización han llevado las pérdidas del primer semestre a 4.448 millones de euros, cifra que contrasta con los 205 millones de beneficio que reportó en el mismo periodo del año anterior. Las dotaciones realizadas en el periodo ascienden a 7.510 millones, en línea con el plan de saneamiento anunciado el pasado 26 de mayo y que se completará en la segunda mitad del año, asegura la entidad en un comunicado.

Su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, ha aseverado que estos resultados se enmarcan dentro del plan de saneamiento y destaca que la actividad recurrente ha tenido un comportamiento "satisfactorio". El margen bruto creció un 12% y se elevó a 2.331 millones, en tanto que el resultados de las actividades de explotación (ambos antes de provisiones) ascendió un 31%, a 1.151 millones, después de que los gastos descendieran un 2%.

Con los saneamientos extraordinarios realizados en el primer semestre (6.798 millones, ya que el resto son ordinarios) se cubre prácticamente la mitad de sus necesidades. El plan de la entidad es realizar los 6.917 millones restantes en el segundo semestre, en el que tienen que llegar las ayudas públicas de 19.000 millones.

Adelanto de las ayudas europeas

De hecho, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha anunciado hoy que realizará "con carácter inmediato" una inyección de capital en el grupo, en forma de adelanto de lo que deberá cerrarse una vez se reciban las ayudas europeas. No en vano, a raíz de esos resultados, el ratio de solvencia de Bankia ha quedado en el 6,3%, frente al 8% exigido, al tiempo que el de BFA (su matriz) se ha desplomado hasta el 1,8%.

"Las autoridades españolas, junto con los gestores del grupo, están firmemente comprometidos en que el plan de reestructuración de dicho grupo esté finalizado en el mes de octubre, lo que permitirá a las autoridades europeas aprobarlo en noviembre y, así, poder hacer efectiva la inyección de capital que considere adecuada", asegura el FROB, que añade que "la recapitalización, la segregación de activos y la reestructuración garantizarán la solvencia y la viabilidad a largo plazo del grupo, lo que asegurará el acceso continuado a todas las fuentes de financiación". 

La Unión Europea ha emitido otro comunicado prácticamente igual que el de FROB en el que se felicita de la decisión del FROB de hacer una inyección "puente" y admite que, pese a no haber estudiado todavía el plan de reestructuración, BFA-Bankia será uno de los principales perceptores de la ayuda europea y será "adecuadamente recapitalizada". 

Goirigolzarri, por su parte, ha asegurado que están "trabajando de forma muy coordinada con las autoridades españolas y las autoridades europeas para tener aprobado nuestro plan de reestructuración en el mes de octubre".

Activos problemáticos con promotores, 31.055 millones

Los activos problemáticos del sector inmobiliario y promotor se mantienen estables en el primer semestre y permanecen en 31.055 millones (que serán los que deban traspasarse mayoritariamente al banco malo). La entidad tiene constituidas para ellos provisiones por importe de 9.293 millones, con lo que el ratio de cobertura se sitúa en el 29,9%, cuatro puntos más que a final de 2011.

Pese a que esa partida permanece estable, el reconocimiento de nuevos créditos de riesgo en el resto de la cartera hizo que la tasa de morosidad de Bankia haya crecido del 7,6% al 11% en sólo seis meses. El volumen total de activos de dudoso cobro ascendía a cierre de junio a 22.015 millones, de los que 11.033 millones corresponden a los activos problemáticos del ladrillo.

A la subida ayudó el hecho de que las inversiones crediticias de la entidad descendieran un 5% en el periodo. Los créditos a clientes cayeron un 2,3%, hasta 178.757 millones.

Mientras, los depósitos de clientes descendieron 6.921 millones en seis meses, hasta situarse en junio en 106.129 millones. La mayor bajada se produjo en las imposiciones a plazo, que cayeron en 6.400 millones (un 10,3%) mientras las cuentas a la vista descendieron en algo más de 900 millones, y las cuentas a plazo, en 2.400 millones. Por el contrario, las imposiciones del sector público crecieron en 1.300 millones y los pagarés, en 1.300 millones. 

Desde marzo de 2010, la entidad ha cerrado 883 oficinas (20%) y ha reducido la plantilla en 4.100 personas (17%). 

Archivos adjuntos

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído